Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El director de 'La jungla de cristal' es encarcelado por mentir al FBI

John McTiernan se ha visto envuelto en un escándalo de escuchas ilegales a famosos de Hollywood

El director de La jungla de cristal, John McTiernan, fue condenado ayer a cuatro meses de cárcel por mentir al FBI en la investigación de un escándalo de escuchas ilegales a personajes famosos de Hollywood, protagonizado por un detective privado de Los Ángeles.

McTiernan ha admitido que engañó a los agentes del FBI que investigaban el año pasado el caso de Anthony Pellicano, un detective privado acusado de efectuar escuchas ilegales a numerosos famosos de Hollywood.

El cineasta ha confesado que pagó a Pellicano 50.000 dólares (35.520 euros) para pinchar el teléfono del productor de su película Rollerball (2000), Charles Roven, de quien sospechaba que le había difamado ante patrocinadores financieros y ejecutivos de estudios cinematográficos.

También ha reconocido que mintió al FBI durante sus investigaciones. McTiernan había dicho a los agentes que sólo había contactado con Pellicano para que le asesorara en su divorcio.

El cineasta de El caso de Thomas Crown intentó retirar su declaración de culpabilidad aduciendo que cuando dio datos falsos al FBI se encontraba agotado debido al consumo de antibióticos para tratar una sinusitis y tras un largo viaje de trabajo a Asia. El juez, Dale Fischer, rechazó la petición porque, afirmó, el acusado no había mostrado "arrepentimiento, sino sólo excusas".

McTiernan es uno de los siete famosos de Hollywood implicados en el escándalo Pellicano. El detective, que ya ha cumplido más de dos años de cárcel por posesión de armas ilegales, está acusado de 110 cargos por pinchar teléfonos y sobornar a la policía para conseguir información sobre famosos.