Octavio Paz y otros intelectuales fueron espiados durante 'guerra sucia' en México

La lucha del Gobierno azteca contra grupos subversivos de izquierda y progresistas se extendió a la investigación de algunos intelectuales y artistas

Octavio Paz y otros intelectuales mexicanos fueron expiados por la policía política durante la Guerra sucia (1960-1980), según las fichas que han salido recientemente a la luz en virtud de la Ley Federal de Transparencia aprobada en 2002.

Durante este período, la lucha del Gobierno mexicano contra grupos subversivos de izquierda y progresistas se extendió a la investigación de algunos intelectuales y artistas, según ha señalado este miércoles el periodista Julio Aguilar.

Aguilar ha tenido acceso en el Archivo General de la Nación a parte de los documentos de la Dirección Federal de Seguridad (DFS), la policía política mexicana entre 1960 y 1985, equivalente a la CIA o al KGB.

El Archivo se encuentra en la que fuera durante años la cárcel de Lecumberri, donde estuvieron presos izquierdistas como Heberto Castillo y Valentín Campa, intelectuales como el escritor José Revueltas, y artistas como el muralista David Alfaro Siqueiros.

Aguilar encontró allí las fichas dedicadas, entre otros, a los escritores Octavio Paz, Salvador Novo y Juan José Arreola, y a los filósofos Eli de Gortari y Ricardo Guerra. La información era obtenida bien por agentes de la DFS, o por personas del propio entorno del espiado que colaboraban con la policía.

Espías aficionados

"No era gente preparada", explicó Aguilar sobre los agentes, cuyos informes a menudo presentaban "humor involuntario", "precisión bastante vaga" y "mala voluntad", al magnificar declaraciones para justificar las sospechas sobre la persona.

Entre los ejemplos citados en la investigación de Aguilar está un informe de espionaje sobre una conferencia académica pronunciada por el escritor Salvador Novo.

En el documento el espía refiere "muy solemne" cómo el escritor dijo que "Tenochtitlan (nombre de lo que es hoy Ciudad de México en tiempos aztecas) cayó en manos de los españoles; después se formó el virreinato, que cayó con la independencia de México". Novo dictaba una conferencia sobre la conquista de México y el posterior proceso de independencia del país, datos históricos que el agente se prestó a recoger para sus superiores como si se tratara de un descubrimiento.

Hay casos más dramáticos, como el del filósofo Eli de Gortari, que pasó años en la cárcel por su presunto riesgo para el régimen.

Llama la atención que la ficha de un destacado intelectual como el escritor Octavio Paz, premio Nobel de Literatura en 1990, constara de 25 páginas sin apenas datos relevantes. Según Aguilar, podría deberse a la postura crítica de Paz con los regímenes comunistas.

Aguilar afirmó también que la DFS repasaba el pasaje de los vuelos de México a Cuba en busca de intelectuales mexicanos, para determinar si su frecuencia de vuelos podía significar una vinculación con el régimen de Fidel Castro.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50