La Love Parade congrega a medio millón de personas en las calles de Berlín

El descenso en la afluencia amenaza el futuro del mayor festival de música electrónica de Europa

La gran cita con la música electrónica en Europa, la Love Parade de Berlín, reúne esta noche en las calles de la capital alemana a cerca de medio millón de ravers (aficionados a este tipo de sonido), una cifra menor a la de otras ediciones, según la Policía y los organizadores.

Ese descenso de la afluencia amenaza con terminar con la más importante manifestación de música tecno del mundo, al aproximarse al nivel crítico fijado hace unos días por Fabian Lenz, presidente de la empresa organizadora. El descenso de la participación comenzó hace dos años. En 2000, al festival se acercaron un millón de personas. Al año siguiente, la asistencia fue menor (800.000), y en 2002 sólo acudieron 600.000 personas.

Con la caída de la noche, 28 carrozas convertidas en discotecas ambulantes escupían hoy música tecno mientras recorrían la avenida del 17 de junio, en el centro de la capital, transformada en una enorme pista de baile equivalente a 36 campos de fútbol.

'El amor al poder'

La fiesta, con el lema Love rules (El amor al poder), ha estado marcada por dos incidentes: un participante de 31 años ebrio ha resultado gravemente herido al caer desde lo alto de un muro, aunque su vida no corre peligro, y otro se ha lesionado la columna vertebral al caer desde una farola.

Ataviados con tangas, pelucas fluorescentes y bañadores con girasoles, los asistentes bailan bajo un cielo nublado con algunos claros. "Hay menos gente que el año pasado pero el ambiente sigue siendo bueno", ha dicho con entusiasmo Muhamed Ali, un senegalés de 26 años residente en Hamburgo (norte de Alemania).

Dificultades económicas

Por otro lado, las dificultades financieras de los organizadores han aumentado considerablemente desde el año 2001, cuando la Love Parade fue registrada como manifestación comercial y no política, lo que le obliga a hacerse cargo de los gastos de limpieza, estimados en 1,5 millones de euros.

Además, el número de participantes se ha reducido especialmente por el cariz marcadamente comercial que ha adoptado la manifestación. Ahora, lamenta Lutz, un berlinés de 39 años que ha participado en casi todas las Love Parade, "la fiesta es invadida por los vendedores ambulantes que sólo vienen a vender silbatos y otras cosas", como una peruana que ofrece girasoles a dos euros la unidad.

Como consecuencia, el mayor evento de tecno del mundo ha pasado a ser la tercera fiesta más popular de Berlín, por detrás del Carnaval de Culturas, que el pasado 9 de junio reunió a 700.000 personas, y el Christopher Street Day (CSD), un desfile homosexual que el 28 de junio contó con 600.000 participantes. Está previsto que la Love Parade se prolongue hasta bien entrada la madrugada en las pistas de balie de las numerosas discotecas berlinesas.

La multitud baila música electrónica en el centro de la capital alemana.
La multitud baila música electrónica en el centro de la capital alemana.AP
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS