Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESPECTÁCULOS

Fallece en Palma el actor Alfonso del Real a los 85 años

El actor intervino en más de 500 trabajos de cine, teatro y televisión

El actor Alfonso del Real, de 85 años, ha muerto hacia las 9.00 horas de hoy, en su domicilio de la isla de Mallorca, a causa de una insuficiencia cardiorrespiratoria provocada por su avanzada edad, según ha informado su hijo Emilio.

Del Real, en cuyo currículo figuran más de 500 obras teatrales y películas, protagonizó una larga carrera no sólo en los escenarios y las pantallas, sino también en televisión, a lo largo de setenta años de profesión, aunque llevaba más de dos retirado a causa de su avanzada edad, según las mismas fuentes.

"Sus últimos años han sido muy felices, ha tenido la suerte de ser feliz desde el principio al final de sus días, sin complicaciones, tan feliz como él hizo al público y a quienes hemos estado a su lado. Dios se lo ha llevado sin sufrir después de haber tenido una buena vida, como él intentó que la tuvieran otros", ha declarado su hijo, quien ha añadido que la familia celebrará los actos fúnebres en privado.

La última aparición de Alfonso Suárez del Real, más conocido como Alfonso del Real, fue en la película Muertos de Risa, junto a Santiago Segura y El Gran Wyoming y por petición de ambos, según ha explicado el hijo.

Del Real nació en aguas inglesas a bordo del transatlántico Alfonso XIII, cuando sus padres viajaban rumbo a La Habana, Cuba, el 27 de diciembre de 1916, aunque él ha dicho en repetidas ocasiones que era madrileño, "porque los nacidos en circunstancias similares a las mías se les adjudica naturales de la capital de su nación".

En La Habana permaneció hasta los 13 años y allí realizó estudios en diversos colegios religiosos hasta que su familia decidió regresar a España, cursando Bachillerato en el colegio de los Hermanos Maristas de Burgos y en el de los Padres Salesianos de Madrid.

Aunque en su familia no había antecedentes artísticos, ya en su época de estudiante Alfonso formó parte del cuadro de actores del colegio. La primera vez que Alfonso del Real salió a un escenario fue para representar una obra sobre la vida de San Hermenegildo, en la que él hizo el papel del santo.

Se inició en el mundo del teatro a comienzos de los años treinta como meritorio en la Compañía de Antonio Vico y Carmen Carbonell, para pasar luego a trabajar con Loreto Prado, y debutando, en 1934 en la Compañía de Casimiro Ortás.

Cuando comenzó la Guerra Civil española, Alfonso del Real trabajó en el Teatro Pavón de Madrid, en la revista La de los ojos en blanco, Que me la traigan, etc.; coincidiendo con el auge coyuntural de este género. A partir de este momento Del Real tocó todos los géneros: desde la revista al lírico, pasando por la comedia.

Terminada la contienda trabajó durante unos años en diversas compañías de zarzuela como las de Luna, Moreno Torroba, Pepita Royán, Plácido Domínguez, Barreto Ballester, etc; como tenor cómico, debido a su figura menuda, y fue especializándose progresivamente en diversos tipos de composición.

Por los años cincuenta, Alfonso del Real sufrió un bache al intentar montar su propia compañía, quedando prácticamente arruinado, por lo que se vio obligado a abandonar el teatro para dedicarse al trabajo de administrador de unos negocios de su amigo, el actor Manolo Morán.

Posteriormente, Televisión Española le contrató, tras haber permanecido dos años apartado de la pequeña pantalla, y compartió un gran éxito con Antonio Casal en la serie policiaca Plinio.

De su amplio repertorio televisivo destacan, entre otras, sus intervenciones en: El padre Pitillo, Pueblo de las mujeres, y la serie Cuentos y Leyendas, junto a Charo López y Raúl Sender, que TVE emitió en 1988.

Más tarde, José Luis Alonso le contrató para hacer un tipo de composición en Los ladrones somos gente honrada de Jardiel Poncela, que se repuso en 1960 en el Teatro María Guerrero. En esta compañía permaneció cuatro años, haciendo giras por Latinoamerica.

Alfonso del Real ha participado en más de 500 títulos de teatro, cine y televisión. En cine interpretó, en 1978, a Sancho Panza en la comedia de Guerrero Zamora Dulcinea, adaptada a la pantalla grande por Gaston Baty.

En 1983 Alfonso del Real trabajó a las órdenes de Adolfo Marsillach en la obra La Gran Vía que se estrenó en el Teatro de la Zarzuela de Madrid.

De sus múltiples intervenciones teatrales destacan también: My Fair Lady, con la que obtuvo un gran éxito personal; Róbame un billoncito, que en enero de 1990 se estrenó en Murcia y Comedia sin título, de Federico García Lorca, que en octubre del mismo año se estrenó en Barcelona bajo las órdenes de Lluis Pasqual.

Alfonso del Real estaba casado y era padre de dos hijos, y era aficionado al fútbol y a los perros.