Investigan la brutalidad en una montería en la Sierra de Segura de Jaén

Numerosos ejemplares de ciervos fueron abandonados y arrastrados fuera del perímetro del coto de caza

Ciervos muertos abandonados fuera de un coto de caza de la Sierra de Segura, en Jaén. / FACEBOOK DE JOSÉ LUIS GONZÁLEZ
Ciervos muertos abandonados fuera de un coto de caza de la Sierra de Segura, en Jaén. / FACEBOOK DE JOSÉ LUIS GONZÁLEZ

La Consejería de Medio Ambiente de Andalucía y el Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil están investigando la aparición en una finca privada de Jaén, en el interior del parque natural de Cazorla, Segura y Las Villas, de numerosos ciervos muertos abandonados, la mayoría hembras y algunas de ellas con apenas un año de vida. Todos los indicios apuntan a que los animales proceden del coto de caza de Las Herrerías, una finca próxima donde el pasado 12 de noviembre tuvo lugar una montería.

“Esto no es cazar, esto es terrorismo medioambiental. Me niego a creer que la administración autorice estas atrocidades”, escribía José Luis Serrano, un vecino de la zona que divulgó en las redes sociales las fotografías de los ciervos muertos. “Esto es una pequeña parte de las masacres que hacen”, ha añadido Estanislao Romero, que ha informado de la presencia de un mayor número de ejemplares muertos y abandonados en las proximidades de su vivienda.

La investigación del Seprona y de la Consejería de Medio Ambiente pone el foco en el coto de caza de Las Herrerías, en el término municipal de Orcera (Jaén). La empresa organizadora de la montería, como los participantes en la misma, podrían haber infringido la normativa cinegética, en primer lugar por abandonar los venados una vez celebrada esta actividad y, de otro lado, por haber arrastrado a los animales fuera del perímetro del coto de caza, en concreto hacia la finca privada de Las Tres Aguas.

Los primeros testimonios recabados por agentes de Medio Ambiente desplazados a la zona señalan que los promotores de la montería no habrían retirado los animales sacrificados, como establece la normativa, por la difícil accesibilidad de la finca. Sin embargo, el hecho de que la montería tuviera lugar el día 12 y que los ciervos permanecieran diseminados por la finca particular (como aparece en la fotografía divulgada) pone en duda la voluntad de la empresa promotora de cumplir con el reglamento que regula este tipo de prácticas cinegéticas. Además, el hecho de que las reses lleven varios días abandonadas ha motivado que varias de ellas hayan sido pasto de otros ejemplares de la fauna local, especialmente buitres y zorros.

En el coto de caza de Las Herrerías, de algo más de 900 hectáreas, se vienen organizando desde hace años monterías que son muy codiciadas por la elevada carga cinegética de ciervos, venados, gamos y jabalíes. Los participantes en estas cacerías pagan una media de 300 euros por cada puesto.

No es la primera vez que este coto se ve envuelto en la polémica. Recientemente, ha estado clausurado durante tres años por una sanción tras incumplir también con la normativa de caza, según han señalado vecinos de la zona. Otros testimonios lamentan que la Junta de Andalucía, competente a la hora de conceder las autorizaciones, haya dejado desde hace tiempo de notificar a los inquilinos colindantes del coto de caza la celebración de estas monterías.

La información es la primera herramienta contra el cambio climático. Suscríbete a ella.
Suscríbete

Jaén, que cuenta con cuatro espacios protegidos, es una de las provincias donde más peso tiene la actividad cinegética, en concreto el 12% de la superficie dedicada en Andalucía. El sector cuenta con 17.000 federados y 22.000 licencias en la provincia.

Puedes seguir a CLIMA Y MEDIO AMBIENTE en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS