Una operación antidroga destapa el mayor caso de maltrato animal de Baleares

Más de 150 ejemplares de especies como perros, gallos y caballos vivían en una finca de Palma en condiciones insalubres. La Policía Nacional ha detenido a siete personas por delitos de maltrato animal y tráfico de drogas

Finca del barrio de Son Malferit, en Palma de Mallorca, en la que estaban los animales.
Finca del barrio de Son Malferit, en Palma de Mallorca, en la que estaban los animales.POLICÍA NACIONAL (Europa Press)

Un auténtico horror. Así describe un testigo la situación con la que se encontraron este jueves por la mañana los agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil de Baleares que irrumpieron en una finca del barrio de Son Malferit de Palma para desmantelar una organización dedicada al tráfico de drogas. En ella, los agentes descubrieron más de 150 ejemplares de distintas especies animales en muy malas condiciones, rodeados de suciedad acumulada de meses y con evidentes lesiones cutáneas y delgadez por falta de alimentación. Perros hacinados en jaulas, ejemplares conviviendo con animales muertos y caballos a la intemperie sin posibilidad de resguardarse forman parte de un caso que el Servicio de Protección a la Naturaleza de la Guardia Civil considera el mayor episodio de maltrato animal nunca visto en Baleares en cuanto a número de ejemplares implicados.

Todo comenzó hace unos días, cuando el grupo II de Estupefacientes de la Policía Nacional de las islas inició la vigilancia sobre la parcela en la que se sospechaba que se practicaba el tráfico de marihuana y hachís a pequeña y mediana escala. Tras varias jornadas de control, los agentes encargados del caso observaron que el grupo de personas que vivía en la finca, que han sido detenidas, retenían a una gran cantidad de animales en condiciones pésimas que hacían peligrar su vida. El Seprona se incorporó a las investigaciones y se comunicó la situación al juzgado, que autorizó la entrada y registro en la finca en la mañana del jueves. “Sabíamos que había animales dentro, pero no pensamos que tantos”, afirma el teniente Pedro García del Seprona de Baleares.

La Guardia Civil sospecha que la organización que vivía en la finca la utilizaba como criadero ilegal de diversas razas de perro y de especies como gallos. Al entrar en las instalaciones, los agentes se encontraron con animales en muy malas condiciones, según explica una fuente presente en el operativo.

Se encontró a un poni y a un caballo en un pequeño recinto a la intemperie y sin posibilidad de resguardarse, a más de medio centenar de perros con mutilaciones en orejas y rabo y a tortugas nadando en un estanque entre ratas muertas. Los agentes del Seprona, apoyados por veterinarios de la Consejería de Agricultura y Pesca y por un especialista en medicina del comportamiento animal, se incautaron de 40 perros de raza american bully, 16 chihuahuas, 120 gallos, un poni, un caballo, un cerdo vietnamita, varias tortugas e, incluso, un pez carnívoro.

”Las condiciones eran muy deficientes e incluso muchos animales estaban en un barrizal lleno de excrementos y agua. Estamos a la espera del informe veterinario porque algunos cojeaban, tenían problemas de piel que hay que comprobar, otros presentaban delgadez. La mayoría tenían un comportamiento miedoso”, sostiene el teniente del Seprona. Los animales fueron retirados de la finca y ya han sido trasladados a un centro de recuperación animal de la isla para su cuidado y el tratamiento de las enfermedades que puedan padecer. Su futuro final dependerá del transcurso de la investigación y del procedimiento contra los propietarios de la finca, que si resultan absueltos y demuestran su propiedad podrían recuperarlos.

La operación se ha saldado finalmente con la detención de siete personas de nacionalidad española de entre 35 y 45 años que han pasado este viernes a disposición judicial. A todas ellas se les atribuye un delito de tráfico de drogas, mientras que a seis también se les imputan delitos de maltrato animal. Durante el registro, los agentes de la Policía Nacional decomisaron cerca de tres kilos de marihuana y hachís y desmantelaron dos plantaciones de marihuana con cerca de 400 plantas. La investigación continúa abierta para esclarecer los hechos y comprobar el uso de los animales para actividades ilícitas, como la cría. El Código Penal en su artículo 337 estipula penas de entre tres meses y un día y un año de prisión para quien por cualquier medio o procedimiento maltrate injustificadamente a un animal, causándole lesiones que dañen gravemente su salud.

La información es la primera herramienta contra el cambio climático. Suscríbete a ella.
Suscríbete

Puedes seguir a CLIMA Y MEDIO AMBIENTE en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS