La crisis del coronavirus
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Guardaos de los aerosoles

Los brotes ocurren sobre todo en espacios cerrados y mal ventilados

Una camarera sirve cervezas en un local alemán cerrado protegida con una mascarilla.
Una camarera sirve cervezas en un local alemán cerrado protegida con una mascarilla.DPA vía Europa Press (Europa Press)

Parece una controversia cabalística sobre la dimensión de las cosas, pero puede condicionar nuestras vidas durante el próximo año, o quién sabe cuánto más. Se trata de la diferencia entre gotícula y aerosol, una mera cuestión de tamaño. Imagina un milímetro pintado en una regla, y ahora vuelve a imaginar que lo divides por mil. Eso es una micra. Un tipo que estornuda, tose o grita emite dos tipos de partículas, las de más de cien micras (las gotículas) y las de menos (los aerosoles). Esa mera diferencia de tamaño tiene unas implicaciones epidemiológicas asombrosas. Las gotículas caen al suelo en pocos segundos, y rara vez a más de dos metros. Los aerosoles permanecen flotando durante horas y se acumulan en los espacios cerrados y mal ventilados, listos para que los inhale cualquiera. De ahí vienen los eventos de supercontagio que están metiendo la marcha atrás a los deseos de los gobernantes.

La postura oficial de la OMS (Organización Mundial de la Salud) resulta chocante. En julio admitió a regañadientes que la transmisión por aerosoles –también llamada “por aire”, sin mucha propiedad– podía tener un papel en la propagación de la covid, pero solo durante ciertos procedimientos médicos que producen esas gotas minúsculas, y tal vez en algunos clubs, restaurantes o iglesias donde la gente grita mucho. En un chascarrillo que casi todos los científicos escriben en sus papers, la OMS acaba concluyendo que “se necesitan urgentemente más estudios para investigar esos ejemplos y evaluar su importancia en la trasmisión”. Vale, pero eso se puede decir de cualquier cosa, ¿no es cierto?

Además, ya tenemos esos estudios, y dicen lo siguiente. Las personas contagiadas de SARS-CoV-2 exhalan muchísimos más aerosoles que gotículas. Esto no solo ocurre al toser y estornudar, sino incluso al hablar o respirar. Y no solo se refiere a la gente con signos evidentes de covid, sino a los muy numerosos pacientes asintomáticos que transmiten el virus sin siquiera saberlo. La consecuencia evidente es que resulta mucho más probable que una persona se infecte respirando aerosoles que siendo ‘escupido’ por gotículas.

Las implicaciones para la protección de la salud pública también son bastante obvias. Nos hemos estado centrando en la protección contra las gotículas. A ello se debe la regla común de distanciamiento a un metro y medio o dos, que es el modesto trayecto que pueden viajar esos gigantes del mundo microscópico. Como las gotículas no solo caen al suelo, sino también sobre cualquier superficie cercana, hemos tomado medidas para evitar el contacto con las superficies, las manijas de las puertas y los botones del ascensor, y las ventas de gel hidroalcohólico han roto el techo de las expectativas. Todo eso está muy bien, y debe mantenerse.

Sin embargo, si la mayoría de los rebrotes que vivimos se basa en los minúsculos aerosoles que se acumulan en los espacios cerrados y mal ventilados, debemos concentrarnos en evitarlos, en trasladar toda la actividad posible al exterior, y en el resto de los casos mejorar los sistemas de ventilación para que hagan circular el aire. Así está el tema.

Puedes seguir a MATERIA en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a nuestra Newsletter.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS