¿Trajo Colón la sífilis de América?

Un análisis de restos europeos sugiere que la bacteria que provoca la enfermedad ya estaba presente en Europa a principios del siglo XV, pero reconoce que los viajes pudieron favorecer su expansión

Cristóbal Colón ha sido un personaje controvertido, también por su labor en la expansión de epidemias
Cristóbal Colón ha sido un personaje controvertido, también por su labor en la expansión de epidemiasCortesía / EFE

En 1495, una misteriosa enfermedad diezmó a los soldados que habían salido victoriosos de la invasión francesa de Nápoles. Aquella enfermedad de transmisión sexual, que mataba a muchos y desfiguraba a los supervivientes, se expandió con facilidad por Europa. Un siglo después, algunos cálculos estimaban que hasta un tercio de la población de París estaba contagiado, unas cifras que recuerdan las de los países africanos más afectados por el VIH en la actualidad. Muchos europeos la llamaron la enfermedad francesa, los franceses, la enfermedad italiana y los árabes, la enfermedad cristiana. Ahora se sabe que la culpable de la dolencia es la bacteria Treponema pallidum y se puede tratar con antibióticos, pero la controversia sobre su origen ha continuado.

Durante mucho tiempo, Cristóbal Colón y sus acompañantes al Nuevo Mundo fueron considerados culpables de traer con ellos la nueva enfermedad. Los europeos llevaron el sarampión o la viruela, pero los indios obtuvieron su venganza a través de la sífilis. Un trabajo de 2008 de Kristin Harper, de la Universidad Emory (EE UU), fue uno de los que trató de afianzar científicamente esta idea. Comparando 26 cepas diferentes de treponemas, similares a la bacteria que provoca la sífilis, pero que provocan otras dolencias como el pian, Harper y sus colegas observaron que las bacterias responsables de las enfermedades de transmisión sexual aparecieron recientemente y que sus parientes más cercanos se encontraban en las muestras recogidas en Sudamérica. Aquel indicio apuntaba a los viajes de descubrimiento como punto de entrada de la enfermedad en Europa.

La hipótesis de que la sífilis ya llevaba tiempo en este continente cuando Colón partió del Puerto de Palos ha sido defendida por investigadores como Karl Grosschmidt y Fabian Kanz, de la Universidad Médica de Viena. Analizando los restos humanos desenterrados en la plaza de la catedral de Sankt Pölten, en Austria, los más antiguos del año 1320, concluyeron que algunos de ellos habían padecido sífilis antes de 1492.

A finales del siglo XVI, en París, hasta un tercio de la población había resultado infectado por la bacteria que causa la sífilis

Esta semana, la revista Current Biology publica un trabajo liderado por investigadores de la Universidad de Zurich (Suiza) que plantea un panorama más complejo. Los autores, liderados por Verena Schünemann, estudiaron restos humanos encontrados en Finlandia, Estonia y los Países Bajos y en muchos de ellos encontraron bacterias como las causantes de la sífilis. Tanto la datación molecular de los genomas bacterianos como las pruebas de radiocarbono de las muestras indican que algunos de estos patógenos estaban allí a principios del siglo XV, mucho antes de los viajes colombinos.

Schüneman y sus colegas encontraron también a un individuo que había sufrido pian. Esta enfermedad se transmite por contacto con la piel, aunque normalmente no a través de la penetración sexual, y hoy solo se suele encontrar en las regiones tropicales. Una de las hipótesis que se han planteado sobre la aparición de la sífilis en Europa de forma independiente sugiere que la bacteria que produce el pian pasó a contagiarse por vía sexual al llegar a Europa, donde las bajas temperaturas y el mayor uso de ropa dificultaba su transmisión a través de la piel.

Schüneman no ofrece una respuesta definitiva sobre la culpabilidad o no de Colón y sus acólitos en la llegada de la sífilis a Europa. Según ella, las cepas de estos treponemas “pudieron coevolucionar e intercambiar material genético antes y durante los contactos intercontinentales”. Estudios anteriores han observado que bacterias muy parecidas a las que provocan el pian o la sífilis se encuentran en los babuinos, así que no sería descabellado pensar que los primeros humanos que colonizaron América hace miles de años llevasen con ellos este tipo de bacterias.

En su reconstrucción del árbol genealógico de la Treponema pallidum, los investigadores de Zurich calcularon que el ancestro común de la versión moderna de estas bacterias apareció hace unos 2.500 años y que la que tiene capacidad para transmitirse con el sexo pudo surgir hace más de 800 años. En su expansión, Colón y los primeros viajeros trasatlánticos pudieron no ser los únicos responsables de la llegada de la sífilis a Europa, pero los intercambios humanos que produjo aquella globalización incipiente pudieron facilitar la transmisión y la evolución de una enfermedad relativamente nueva.

Puedes escribirnos a daniel@esmateria.com o seguir a MATERIA en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a nuestra Newsletter.

Más información

Lo más visto en...

Top 50