Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un excargo del Gobierno ve necesaria otra declaración de impacto ambiental para ampliar el Puerto de Valencia

El catedrático de Explotacion de Puertos Pascual Pery asegura que se han modificado las condiciones del informe de 2007 para el proyecto actual

De izquierda a derecha, el proyecto del Puerto de Valencia de 2007 y el anteproyecto de 2018, diseñado por la Comissió Ciutat-Port.
De izquierda a derecha, el proyecto del Puerto de Valencia de 2007 y el anteproyecto de 2018, diseñado por la Comissió Ciutat-Port.

Una voz con experiencia de gobierno y en la teoría y práctica de la ingeniería se ha sumado al debate sobre si es necesaria una nueva Declaración de Impacto Ambiental (DIA) para acometer la ampliación del Puerto de Valencia. Pascual Pery, catedrático jubilado de Explotación de Puertos en la Politécnica de Madrid y director general de Puertos y Costas del Ministerio de Obras Públicas entre 1980 y 1982, cuando gobernaba la UCD, es claramente partidario de elaborar otro informe. Este lunes sostuvo que el proyecto de ampliación sometido a DIA en 2007 y el anteproyecto de ampliación de 2018, que ahora está en fase de alegaciones, "son muy diferentes ya que ambos proyectos solo mantienen en común el dique de abrigo ya construido y hasta ese elemento se modifica con una prolongación". Pery ha elaborado su informe técnico a instancias de la Comissió Ciutat-Port, formada por diversas asociaciones contrarias a la ampliación, como Acció Ecologista Agró, Ecologistas en Acción o Per l'Horta, que han presentado alegaciones, algunas basadas en el citado estudio. 

En su informe técnico, Pery señala que "el anteproyecto de 2018 amplia sustancialmente la zona de dragado al afectar al canal de navegación que se encuentra fuera del actual abrigo del puerto y por tanto invade las aguas exteriores de la zona de servicio del puerto". Según este estudio, el dragado del fondo marino que se tiene que llevar a cabo para permitir el paso de megabuques de 300 metros de eslora y 18 metros de calado provocará que las olas vayan más deprisa, sean más altas y tengan más fuerza para erosionar el litoral, "un riesgo añadido" ante futuros temporales, dado que "la energía que mantiene las playas en equilibrio despende del oleaje".

El catedrático subraya que el volumen a dragar en el anteproyecto de 2018 es 14 veces superior al autorizado por la DIA de 2007", de modo que pasa de 1,3 millones de metros cúbicos a 21,3 millones. En este punto, preguntado por la posibilidad de que el Puerto de Valencia renuncie al dragado del fondo marino frente a El Saler, como se ha planteado para sortear la oposición al proyecto,  Pery reclama que lo explique "por escrito", dado que lo ve "incompatible" con el leitmotiv por el que se decidió acometer la ampliación, esto es captar grandes buques de 18 metros de calado. De no dragar, por el canal de entrada a la nueva dársena no podrían pasar barcos de más de 13 metros de calado, con lo que sería "peor" que la que ya tiene y no tendría sentido.

Exdirector de los puertos de Las Palmas y de Alicante, Pery señala, además, en su estudio que el anteproyecto de 2018 "obvia circunstancias que modifican de forma importante las condiciones de propagación de las olas que inciden en las playas de Pinedo y El Saler, por tanto, incrementará los efectos perniciosos". 

Imagen explicativa del Puerto de Valencia proporcionada por Ciutat-Port.
Imagen explicativa del Puerto de Valencia proporcionada por Ciutat-Port.

Pascual Pery quiso dejar claro que la exigencia de una nueva DIA no es para poner "una traba" sino que se trata de "hacer bien las cosas". En cualquier caso reivindicó un "cambio de modelo portuario" que aleje estos recintos de las ciudades, al igual que se llevan las industrias a los polígonos industriales. El catedrático estaba acompañado por el ingeniero Joan Olmos y el exlider de Podemos en la Comunidad Valenciana, Antonio Montiel, ambos integrantes de la Comissió Ciutat-Port.

Por su parte, el presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia, el socialista Aurelio Martínez, sostiene que no es necesaria otra DIA diferente de la del 2007. Entre otras razones, porque ya se completó en 2012 la principal obra: el dique que albergará la nueva macroterminal presupuestada en más de 1.000 millones de euros y que duplica el espacio para los contenedores de mercancías. Terminal Investment Ltd. (TIL), empresa del grupo naviero MSC, ha presentado la única oferta para construir y gestionar la ampliación con una concesión de explotación de entre 35 y 50 años. MSC amenaza con marcharse del puerto si encuentra trabas que retrase la ampliación. 

El proyecto de ampliación ha abierto también una vía de agua en el seno del Gobierno valenciano tripartito, formado por el PSPV-PSOE, Compromís y Podemos. Estos dos últimos se han mostrado contrarios a la ampliación mientras que los socialistas, divididos, intentan buscar una complicada solución de síntesis. También el alcalde de Valencia, Joan Ribó, de Compromís, es muy crítico con un proyecto pensado en unos años en que no se hablaba de la emergencia climática, al contrario que los empresarios, defensores sin ambages del proyecto. La elaboración de una nueva DIA está en manos del Gobierno.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >