Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barreras presenta en el juzgado su acuerdo de refinanciación y elude el concurso

La naviera de la norteamericana Ritz Carlton toma el control del astillero vigués pero no confirma si comprará las acciones de Pemex y Albacora

Vigo / Santiago de Compostela
astillero de Barreras en Vigo
Barco en construcción en el astillero de Barreras, en Vigo.

La sociedad Cruise Yacht 1 Ltd, CY1L (naviera de Ritz Carlton), ha confirmado este lunes la presentación, en el juzgado de lo Mercantil 3 de Pontevedra, con sede en Vigo, del acuerdo de reestructuración del astillero vigués Hijos de J. Barreras, y ha avanzado que el nuevo equipo que se nombre tendrá el "desafío" de garantizar la finalización de crucero de lujo Evrima, propiedad de CY1L, así como de otros "contratos viables", sobre los que no ha concretado más.

A través de un comunicado, la sociedad ha señalado que el acuerdo de reestructuración, en el que han participado, además de CY1L, los dueños del 75% de las acciones (la petrolera mexicana Pemex y el grupo Albacora), así como la banca, liderada por Caixabank y el Cesce (agencia de crédito participada por el Estado español), ha sido "validado" por el auditor del astillero y permitirá "equilibrar el patrimonio negativo actual" de Barreras.

Así, la sociedad controlada por Ritz Carlton asume el compromiso de compensar el sobrecoste del Evrima, aumentando su precio (en unos 70 millones, según algunas fuentes), lo que permite al emblemático astillero vigués eludir el concurso, y tras un acuerdo con los acreedores, que han aceptado otorgar un plazo de tres meses, sin instar la liquidación, para que se normalice la situación.

Una vez que se valide el acuerdo por parte del juzgado, se nombrará de forma temporal nuevos "equipos externos y experimentados", que tendrá el "desafío de garantizar la finalización del Evrima", así como "otros contratos viables". "También formarán la base para que Hijos de J. Barreras obtenga nuevos contratos rentables en el futuro", han apuntado fuentes de CY1L.

En ese sentido, han asegurado que "ya se ha producido un considerable interés del mercado por otros proyectos de nuevas construcciones para una reestructurada Hijos de J. Barreras", aunque no han despejado qué pasará con el contrato que el astillero tiene con el Grupo Armas, ni con los contratos de Havila, que fueron suspendidos y están pendientes de renegociación.

Por su parte, una portavoz oficial del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) han confirmado que el astillero ha presentado en el juzgado Mercantil 3 de Pontevedra (con sede en Vigo) la solicitud de homologación de acuerdo de refinanciación, acompañada de un marco de reestructuración elevado a escritura pública de fecha 2 de febrero de 2020. Esta maniobra llevada a cabo in extremis está contemplada por la disposición adicional cuarta de la ley concursal.

Según se recoge en el comunicado del TSXG, lo que se pretende es modificar los términos y condiciones del contrato de construcción naval; la novación modificativa de los plazos de amortización adaptados a la construcción del buque; la financiación adicional concedida por el armador; y el incremento del precio a pagar por la construcción del buque. "La aspiración es consolidar la sociedad, tanto a corto como a medio plazo, asegurando su viabilidad", resume la misma portavoz. "Una vez admitida la solicitud a trámite, se le dará publicidad" y, posteriormente, se otorgará la homologación si el acuerdo es conforme a la ley".

El asesor del Consejo de Administración de Barreras, Carlos Pérez Bouzada, ha expresado su satisfacción por el acuerdo alcanzado, y ha agradecido el "compromiso" del propietario del Evrima, así como los "esfuerzos significativos" realizados por éste y el resto de agentes implicados.

Mientras, el CEO de Cruise Yacht 1 Limited, Douglas Prothero, ha trasladado también su agradecimiento al equipo del astillero en lo que ha denominado "un viaje desafiante" y que, de facto, ha culminado con la toma de control del astillero por parte de Ritz Carlton.

La compañía americana ya había avanzado hace semanas su intención de tomar el control de Barreras, mediante la cesión de derechos políticos por parte de Pemex y de Albacora, pero esa medida no se pudo concretar hasta que el acuerdo de reestructuración fue presentado en el juzgado.

El acuerdo confirmado este lunes no despeja, no obstante, muchas de las incógnitas que se ciernen sobre el mayor astillero privado de España. Así, queda por ver cómo se configurará la propiedad de Barreras, toda vez que el accionista mayoritario, Pemex, ha trasladado su intención de deshacerse de los títulos y recuperar, además de los 5,1 millones de euros que le costaron, otros 8 millones que depositó en garantías. En la misma línea, también debe despejarse el papel que jugará la Xunta, ya que la administración siempre ha condicionado su apoyo a que exista un proyecto viable, que asegure la finalización de todos los contratos en cartera, para garantizar también la estabilidad de la industria auxiliar.

 


Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >