Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de la Generalitat reclama más descentralización del poder institucional

El político valenciano sostiene que tanta concentración en Madrid permite a esa comunidad autónoma hacer "dumping fiscal"

Ximo Puig
El presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, sonríe durante su participación en un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum, este lunes, en Madrid. EFE/EMILIO NARANJO

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha abogado este lunes en Madrid por descentralizar "el poder institucional concentrado en Madrid, también el económico y financiero, que permite que la Comunidad de Madrid pueda hacer "dumping fiscal, generador de asimetrías".

En un desayuno informativo, Puig ha calificado ese "dumping fiscal" de antipatriótico y perjudicial para el resto de las autonomías y ha abogado por la armonización de impuestos de patrimonio y sucesiones entre las autonomías, al igual que se pide la armonización fiscal en Europa.

"La macrocefalia política, económica y financiera de Madrid es ineficiente, injusta e insostenible" para el resto de las comunidades, según el político valenciano, quien ha asegurado que el aumento de los ingresos en Madrid responde más a esta circunstancia que a la bajada de impuestos.

Puig ha comparado España, un país descentralizado, con Alemania, que también lo es y ha recordado que allí las sedes judiciales están en una ciudad, la corte de finanzas, en otra, así como otras instituciones que tampoco están en Berlín y ha sugerido que esa es "una buena orientación para nuestra cohesión.

Puig ha dejado claro que no quiere posicionarse en contra de Madrid, sino a favor de la racionalidad, la cohesión y la armonía en España, ya que una redistribución del poder será buena para los distintos territorios.

Hay que impulsar la cooperación territorial, ha añadido, y potenciar el Senado, la Conferencia de presidentes o las conferencias sectoriales, pues si "compartimos competencias, compartimos responsabilidades".

En su opinión, España es diversa y se deben entender sus distintas "miradas" para lograr una "unión más perfecta" entre los territorios, pueblos y ciudadanos, donde esa diversidad se vea como una riqueza y no como un problema.

El presidente de la Generalitat ha pedido un nuevo pacto que permita cohesionar España y fortalecer su unidad, sin centralismos, ni secesionismos. Y ha considerado que la crisis de Cataluña es un síntoma del agotamiento del modelo territorial y se ha preguntado si hay otro camino que no sea el diálogo dentro de la ley para solucionarlo, pues los "unilateralismos y las judicializaciones" llevan a "un callejón cada vez más intrincado", por lo que hay que dar una oportunidad a la palabra.

Para Puig, no se puede seguir gritando, ni cronificar la crispación en la política y ha considerado urgente un cambio de clima político, dado que los ciudadanos han hablado varias veces en las urnas y han expresado sus preferencias, pues la oposición tiene que ejercer como tal, pero no hablar de golpes de Estado, gobiernos ilegítimos o alianzas con los terroristas.

Ha precisado que en Europa hay extremismos y que el problema es que se contagie por ósmosis, "como le ha ocurrido a la derecha española", por lo que ha invitado a hacer una reflexión.

Durante su conferencia ha apelado a la necesidad de un nuevo sistema de financiación autonómica y ha reiterado que la suya es la peor financiada, como han dictaminado los expertos.

Su situación es "crítica", ha sostenido, y no porque gasten mucho sino porque perciben "muy poco" y los valencianos no quieren privilegios, pero tampoco discriminaciones.

"Nuestra reivindicación no es identitaria", ha agregado, "es una cuestión de justicia, igualdad y respeto", pues la financiación de las autonomías ha de garantizar un Estado del Bienestar potente y viable con el proyecto compartido que es España.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >