Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La familia de Arturo Ruiz, asesinado en 1977, aún espera la verdad sobre el crimen

Medio centenar de personas recuerdan en el aniversario de su muerte al estudiante, tiroteado por un pistolero fascista que sigue en paradero desconocido

Acto de recuerdo de Arturo Ruiz, asesinado en 1977, bajo la placa conmemorativa colocada en la plaza de Santa María Soledad Torres Acosta celebrado este jueves por la mañana.
Acto de recuerdo de Arturo Ruiz, asesinado en 1977, bajo la placa conmemorativa colocada en la plaza de Santa María Soledad Torres Acosta celebrado este jueves por la mañana.

Este jueves 23 de enero se cumple el aniversario de la muerte de Arturo Ruiz, un estudiante granadino de 19 años que fue asesinado en 1977 en el centro de Madrid por pistoleros fascistas, y medio centenar de personas se ha reunido esta mañana para recordarlo. El lugar es la plaza Soledad Torres Acosta, donde la anterior corporación del Ayuntamiento consiguió poner una placa conmemorativa el último día de su mandato, el pasado mes de junio, tras muchas dificultades. Está en el respiradero de un garaje subterráneo porque ninguna de las comunidades de vecinos de los dos edificios cercanos al lugar exacto del crimen, entre los números 23 y 25 de la calle Silva, dio su permiso para ponerla. Pero al menos al final se colocó y su familia ya tiene un lugar donde evocar su memoria cada año, una placa donde reza "Verdad, memoria y justicia". Manuel Ruiz, uno de sus siete hermanos, volvió a recordar que con actos así la memoria se mantiene, pero aún faltan la verdad y la justicia: "Hace 43 años que murió mi hermano y el asesino sigue en paradero desconocido".

La familia de Arturo Ruiz, asesinado en 1977, aún espera la verdad sobre el crimen

La investigación de la época, con una docena de testigos pero que encontró muchos obstáculos, identificó como autor del crimen a José Ignacio Fernández Guaza, un matón de la ultraderecha de 29 años con vínculos con las fuerzas de seguridad. Al día siguiente huyó al País Vasco y poco después, a Francia. Algunos medios lo situaron en Argentina, luego se le perdió la pista. Si sigue vivo, tendría 72 años. "Estamos intentando reabrir el caso porque es un delito de lesa humanidad de libro que no debería prescribir nunca", dijo Manuel Ruiz.

Arturo Ruiz.
Arturo Ruiz.

Este crimen abrió aquella semana negra de enero de 1977. Al día siguiente, 24 de enero, murió muy cerca otra estudiante, Mari Luz Nájera, por el impacto en la cara de un bote de humo lanzado por los antidisturbios en una manifestación en la Gran Vía. Protestaba precisamente por la muerte de Arturo Ruiz.. Y esa noche, cinco abogados laboralistas fueron asesinados en su despacho de la calle Atocha. Esta matanza, por su gravedad, eclipsó los dos homicidios anteriores, que durante mucho tiempo apenas han sido recordados, algo que ha ido cambiando en los últimos años. En las próximas semanas será extraditado a España desde Brasil uno de los pistoleros de Atocha, Carlos García Juliá, pero nada se sabe de Fernández Guaza.

Ruiz recordó que "no fueron hechos aislados, correspondía a una estrategia perfectamente organizada, eran bandas organizadas, y todavía hoy, debido a la opacidad de todos los procedimientos, no se ha podido averiguar la verdad". "Tenemos la esperanza de que el nuevo Gobierno sea más sensible y nos facilite las cosas", declaró. En concreto, la familia confía en que el Ejecutivo de coalición de Pedro Sánchez se decida a reformar la ley de secretos oficiales, una norma franquista de 1968 que sigue pendiente de revisión. En cuanto al Ayuntamiento, uno de los organizadores del encuentro dijo no esperar mucho del actual gobierno: "Pedimos que, por favor, apagaran esta fuente mientras hacíamos el acto y no nos han hecho caso". Se refería al surtidor de la plaza, colocado a ras de suelo justo frente al lugar de la placa, y que impedía colocarse en parte de la plaza.

Mañana tendrá lugar otro acto conmemorativo de la segunda víctima mortal de aquella semana trágica, Mari Luz Nájera. Será a las 19.00 horas en el monolito del parque que lleva su nombre en la Alameda de Osuna, el barrio donde nació, en el distrito de Barajas. También se celebrará otro homenaje, a las 10.00, en la calle Atocha, ante el monumento que recuerda el crimen del despacho laboralista. "Hay que procurar que personas como mi hermano no se olviden, porque si lo olvidamos lo matamos dos veces, el día que lo mataron y cuando lo olvidamos", advirtió Manuel Ruiz para despedirse.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información