Barcelona destina 80 millones para rehabilitar viviendas y zonas verdes

Las cuentas municipales superarán los 3.000 millones de euros y se aprobarán con una mayoría de 33 de 41 concejales

Jaume Collboni, Elsa Artadi, Ada Colau y Ernest Maragall presentan el acuerdo para los presupuestos de Barcelona.
Jaume Collboni, Elsa Artadi, Ada Colau y Ernest Maragall presentan el acuerdo para los presupuestos de Barcelona.Albert Garcia

Un programa dotado con 50 millones de euros para rehabilitar viviendas y ponerlas al día en materia de sostenibilidad y energía, que se llamará Barcelona posa’t sostenible. Y 30 millones más destinados a “renaturalizar” la ciudad, con más ejes verdes y parques, cubiertos de plantas y huertos y conectando Barcelona con Collserola. Son las principales novedades de los grupos municipales de ERC y Junts per Catalunya al presupuesto del Gobierno de la alcaldesa Ada Colau anunciado este lunes. Unas cuentas que superarán los 3.000 millones de euros y que se aprobarán con una mayoría de 33 de 41 concejales.

Las dos ideas de los dos partidos independentistas que se han sumado a los presupuestos de Colau casan bastante con políticas que el gobierno municipal ya lleva en la cabeza. Tanto la rehabilitación de vivienda como la ampliación de zonas verdes son medidas que figuraban en la declaración de emergencia climática aprobada la semana pasada.

“El pacto es un intercambio de favores”

Ciudadanos y el Partido Popular lamentaron el acuerdo de los presupuestos. Ambos partidos votaron en contra y no participaron de la negociación. La presidenta de Cs, Luz Guilarte, alertó que con este pacto “el Ayuntamiento de Barcelona pivotará sobre los intereses de los separatistas”. Guilarte aseguró que “han primado más los intereses del independentismo que los de la ciudadanía” y que el pacto presupuestario en Barcelona es por “un intercambio de favores en un lote de negociación con otras administraciones”.

El presidente del del PP, Josep Bou, consideró que “el acuerdo de presupuestos entre Colau y los partidos separatistas es por conveniencia temporal y no resolverá los problemas de Barcelona. Los socialistas se vuelven a tragar el sapo de los separatistas como en la investidura de Pedro Sánchez

Sobre la concreción de las cifras, el consistorio no explicará hasta el miércoles el detalle del presupuesto partida a partida, pero, ayer durante la presentación en el Saló de Cent del amplio acuerdo entre el gobierno de Colau y el PSC, con ERC y JxC, las partes adelantaron las claves del pacto.

Esquerra se ha impuesto inversiones no previstas en el proyecto inicial por valor de cien millones, celebra ahora la creación de un fondo de inversiones dotado con 50 millones para un programa que busca reeditar aquél Barcelona, posa’t guapa con un Barcelona posa’t sostenible y luchar contra la emergencia climática.

Si entonces, entre la década de 1980 y 1990, se trataba de rehabilitar las fachadas de la ciudad, ahora las ayudas públicas se destinarán a mejorar el parque de viviendas desde el punto de vista de la eficiencia energética (mejorando su aislamiento ante el frío y el calor) y de que puedan nutrirse de fuentes de energía renovable, instalando placas solares. Para referirse a la emergencia climática, el jefe de filas de los republicanos, Ernest Maragall, emplea la expresión “choque climático”.

Además de las viviendas, el plan también incluye equipamientos públicos. Más allá de 2020, cuando se han reservado 50 millones, el plan confía en atraer fondos de otras administraciones. Concretamente del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y del de la Generalitat (el Instituto Catalán de Finanzas). Así, además de mejorar el parque residencial, los trabajos de rehabilitación permitirían crear empleo.

Renaturalizar la ciudad

Junts per Catalunya ha arrancado al ejecutivo de Colau el compromiso de destinar 30 millones, durante todo el mandato, a “renaturalizar” la ciudad. La presidenta de este grupo municipal, Elsa Artadi, apuntó que “la lucha contra la emergencia climática, más allá de reducir la contaminación con la movilidad, debe dirigirse también a la descarbonización de los edificios, el incremento de energía renovable y, sobre todo, renaturalizar la ciudad”. Un concepto que buscará incrementar la superficie verde por sus beneficios: mejoran la proporción entre verde y asfalto, regulan la temperatura, absorben contaminantes, reducen el ruido y fomentan la cohesión, por el disfrute que supone para cualquier vecino tener espacios públicos de calidad cerca de casa.

El plan de los neoconvergentes rescata el proyecto del exalcalde Xavier Trias (CiU) de conectar la ciudad y Collserola. Entonces se habló de un conjunto de “puertas” a la montaña que flanquea la ciudad. Ahora está por ver cómo se materializa. La “renaturalización” también tiene como objetivo habilitar más interiores de manzana, expandir la instalación de cubiertas verdes y muros vegetales (en paredes medianeras) o ampliar los circuitos deportivos en parques.

El amplio documento acordado por las cuatro fuerzas políticas recuerda que el incremento presupuestario será posible gracias a los nuevos impuestos y tasas (aparcamiento de pago en toda la ciudad y subida de precios, tasa de recogida de basuras o recargo de un tramo de ciudad en la tasa turística).

El listado incluye también un nuevo incremento en las políticas de vivienda (50 millones, con proyectos como los 1.200 pisos públicos en el ámbito de los antiguos cuarteles de Sant Andreu), fondos para formación ocupacional (y para fomentar prácticas en empresas) y ampliar la oferta pública de educación de 0 a 3 años, a la que ahora solo acceden el 20% de los niños.

Via Laietana y la Rambla, entre las inversiones

El acuerdo de presupuestos incluye aportaciones de todos los partidos en materia de inversiones. En el listado figura iniciar este año las reformas de la Via Laietana y la Rambla, realizar el proyecto constructivo del pabellón deportivo previto en La Modelo, reurbanizar la Ronda Sant Antoni (después del cierre del mercado provisional, tras la apertura del nuevo), adecuar la Casa de la Premsa en Poble Sec o terminar el colector del Paral.lel,

En otras zonas de la ciudad, las inversiones contemplan acabar los realojos de la Colònia Castells, construir un carril bici en la Via Augusta, una supermanzana en el barrio de la Bonanova, dotar de césped los campos de futbol del Nou Sardenya y el Camp de l’Àliga, proyectar escaleras mecánicas o rampas en el barrio de Montbau y rehabilitar Torre Garcini (una esperada obra en el barrio del Guinardó).

El paquete también incluye la rehabilitación de la Torre del Fang (Sagrera) y el proyecto del puente de la calle de Santander. Y en el conjunto de la ciudad, destinar el 1% de obra pública a recuperar patrimonio.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50