Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sector agroalimentario genera el 16% del PIB catalán

El mercado internacional supone ya un 60% de las ventas

Un ganadero en una granja de Girona.
Un ganadero en una granja de Girona.

En su conjunto, el peso económico en Cataluña del sector agroalimentario supera al sector de la automoción y se sitúa como el ámbito más dinámico de la economía catalana. Sin embargo, las realidades son muy distintas entre sí en un sector que va desde los productores agrícolas hasta la industria cárnica o la industria envasadora de alimentos. Según un informe presentado este lunes por Prodeca, la agencia de promoción de alimentos catalanes que depende de la Generalitat, el sector en su conjunto genera 38.205 millones de euros al año, un 16,28% del PIB catalán.

El atomizado sector agroalimentario catalán no había sido analizado en profundidad para presentar una radiografía sobre su peso e impacto en la economía catalana. El director gerente de Prodeca, Ramon Sentmartí, y el consejero delegado de Acció, Joan Romero, como representantes de las plataformas de la Generalitat para la promoción de empresas, han tratado de mostrar un análisis conjunto de un sector que tiene muchas realidades diferentes, tanto en trabajadores, salarios y procesos productivos como en aplicaciones tecnológicas o internacionalización de empresas.

El sector está formado por 60.000 empresas, y genera, con datos de 2017, 38.205 millones de euros en volumen de negocio, lo que significó, ese año, un 16,28% del PIB catalán. En el periodo entre 2016 y 2019, este sector captó un total de 533 millones de euros en inversión extranjera.

“Hay que poner de manifiesto que es el primer sector económico del país, y va más allá del peso estrictamente económico: en este sector, Cataluña es pionera en innovación y en tecnología vinculada al producto y a la transformación del mismo”, ha señalado Sentmartí.

El sector está formado por varias ramas de actividad. Por un lado está el sector primario, con los productores de ganadería, agricultura y pesca, por otro la industria transformadora de estos productos, y finalmente está la actividad comercial. El informe también incluye a la industria auxiliar —envasado, maquinaria, laboratorios, certificaciones y publicidad.

El sector primario, con 57.423 explotaciones agrarias o ganaderas y 55.022 trabajadores, genera alrededor de 4.690 millones de euros al año (el 12% del total). En el último año, en algunas actividades como la de la fruta o el cava, este sector ha sufrido una caída en los precios que han lastrado la campaña.

La industria transformadora genera cerca de 27.940 millones de euros al año. Dentro de esta, la de la alimentación y bebidas es la más grande. Con 3.474 empresas, genera una facturación de 27.940 millones de euros, el 73,13% del total, y emplea a 84.682 personas. La segunda actividad es la industria auxiliar, con 436 empresas y 5.575 millones de facturación.

Los responsables del estudio destacaron que el sector en su conjunto está experimentando en los últimos años un buen ritmo de crecimiento en sus exportaciones. La agroalimentaria cuenta con 3.000 empresas exportadoras regulares que comercian por valor de 9.842 millones de euros. El auge exportador catalán ha hecho que, actualmente, el mercado internacional suponga ya un 60% de las ventas frente al 40% del mercado, según los últimos datos disponibles, de 2015. Cataluña también ha sido foco de inversión extranjera, con la llegada de firmas como Nestlé, Coca-Cola, Haribo, Ferrero, Carrefour, Mars, Amazon Pantry y Cargill, entre otras.

“Uno de nuestros fuertes es la logística: tenemos 400 millones de consumidores a 48 horas de distancia, si no tuviésemos capacidad logística no vendrían inversiones”, ha afirmado Romero. Como responsable de Acció, el consejero delegado ha identificado algunos de los desafíos que enfrenta el sector, especialmente en el mercado exterior. El primero de ellos es el reto del sector porcino, que está viviendo un momento dulce con un gran crecimiento de las exportaciones a China, una oportunidad abierta por la peste porcina que ha diezmado la producción del país asiático. “El reto ahora es quedarnos, y estamos trabajando en una estrategia de sector”, ha dicho Romero. El otro gran desafío es afrontar el brexit y la nueva oleada de aranceles que plantea Estados Unidos: “Los ámbitos que se verán más afectados son el cárnico y el de las bebidas”, ha avisado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >