Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece Ernesto Ventós, coleccionista de las esencias del arte

Perteneciente a una histórica saga de perfumistas de Barcelona, destacó como mecenas y creador de obras vinculadas al olfato

Ernesto Ventós, empresario y coleccionista de arte, falleció el pasado 1 de enero.
Ernesto Ventós, empresario y coleccionista de arte, falleció el pasado 1 de enero.

Fue Joan Brossa quien puso nombre a la colección de arte de Ernesto Ventós Omedes, olorVisual. La amistad entre ambos, fruto de una creatividad ilusionista que compartían poeta y perfumista, también llevó a Ventós a adquirir obra de Brossa, quizás la más conocida, La copa del nas, un montaje en la que una copa de cava se convierte en una nariz llena de confeti. Ventós destacó durante cuarenta años como mecenas de arte que estuviera vinculado al sentido del olfato, el bien más preciado de una familia que se ha dedicado a la creación de esencias de perfumería desde 1916. Ventós, nacido en Barcelona en 1945, falleció el pasado 1 de enero de forma repentina, a los 74 años de edad.

La colección de arte de Ventós ha sido reconocida como una de las más ricas y particulares de España. El Gremio de Galerías de Arte de Cataluña le distinguió en 2013 como coleccionista del año por "una propuesta cultural con voluntad de ser muy singular, y con una vertiente didáctica y social".  En 2016, con motivo de la edición de la feria ARCO de aquel año, EL PAÍS le incluyó en la lista de los diez coleccionistas españoles más destacados. La última retrospectiva de su fondo artístico se celebró en 2011 en Arts Santa Mónica, con más de ochenta creaciones de nombres como Perejaume, Christo, Jaume Plensa, Antoni Tàpies, Miquel Barceló o Rebecca Horn. Su carrera como coleccionista nació a partir de una exposición de 1978 en la Fundación Miró dedicada al mundo de las esencias y en la que Ventós participó como hombre nariz. La primera obra de olorVisual fue un encargo que Ventós hizo a Albert Ràfols-Casamada, titulada Lavanda, una pintura en la que el artista plasmó la sensación olfativa de esta planta.

Ventós centró su interés creativo en el sentido del olfato por tradición familiar y también por necesidad personal, tal y como él mismo explicó en una entrevista para la Academia del Perfume: "Al quedarme sordo desde muy niño y al nacer encima del almacén de esencias del negocio de mi padre, mi recuerdo es estar oliendo constantemente. El sentido olfativo me guiaba sin ser consciente de ello". Ventós era presidente del consejo de administración de Lucta, una de las compañías más importantes de España en la producción de aromas para la industria de la alimentación.

Ventós fue hiperactivo en la difusión del arte y de la cultura de las esencias a partir de su fundación y de su proyecto también como artista, bajo el acrónimo de Nasevo. La Casa Vicens de Barcelona muestra hasta este 8 de enero la última exposición concebida por Ventós.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >