Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Izal, Miss Caffeina, Mala Rodríguez o Miguel Ríos se suman a ‘Lucha de gigantes’

El concierto benéfico, que se celebra el próximo miércoles en el WiZink Center, está organizado por Acción contra el Hambre

Shuarma, Alba Molina, Emilio Aragón, Alberto Jiménez, Andrés Suárez y Josemi Carmona.
Shuarma, Alba Molina, Emilio Aragón, Alberto Jiménez, Andrés Suárez y Josemi Carmona.

La música de Antonio Vega inspiró el proyecto. La ONG Acción contra el Hambre lo puso en marcha y el próximo miércoles celebra su segunda convocatoria. El concierto benéfico Lucha de gigantes reúne a artistas como Miguel Ríos, Mala Rodríguez, Los secretos, Izal, Miss Caffeina, Elefantes o Alba Molina con el objetivo de recaudar fondos para quienes luchan cada día por sobrevivir. El evento, que tiene lugar en el WiZink Center, dedica esta edición a la escasez de agua.

La iniciativa musical arrancó el año pasado de la mano del vicepresidente de la ONG, Emilio Aragón. El también músico reunió a un plantel amplio y variado de artistas en un concierto e inició un movimiento de solidaridad que buscaba involucrar a gigantes dispuestos a luchar contra el hambre. Esta edición suman otro frente: quieren rendir homenaje a las mujeres que cada día recorren varios kilómetros para recoger agua, a los agricultores ingeniosos que reciclan el agua y a los pastores que vagan con su ganado para que tengan sustento. Para ello necesitan que 4.500 personas acudan al WiZink Center -también se puede colaborar con la fila cero-.

El cebo lo ponen artistas como Miss Caffeina. A lo largo del año los músicos reciben innumerables propuestas benéficas, pero para el cantante de este grupo, Alberto Jiménez, “la gran labor que ha hecho Acción Contra el Hambre durante todos estos años” le hizo decantarse por el proyecto. Jiménez acudirá con su grupo porque considera que se trata de “una buena oportunidad para concienciar a través de la música”. Lo mismo pensó Alba Molina, que repite experiencia, pues fue una de las participantes del año pasado. “Creo que ayudar es una forma de ayudarse”, justifica la cantante. “Lo bonito” de la música, dice, es la capacidad que tiene conseguir “sanar o aliviar” diversas situaciones.

También estarán Silvia Pérez Cruz, Andrés Suárez, Macaco, Kike Veneno o La Bien Querida. Toda una ristra de estilos y escenas que para Jiménez compondrán un ambiente de comunión: “Con el paso de los años aprendes que todos estamos en el mismo barco, que la música es igual de importante para todos nosotros y que todos los artistas que utilizan su arte para este tipo de eventos se merecen un gran respeto”.

Mikel Izal coincide y se considera “privilegiado” al compartir escenario con tantos “compañeros talentosos”. “Y encima sabiendo que ayudas a poner un granito de arena para visibilizar e impulsar económicamente un proyecto que lucha contra la injusticia inexcusable que es el hambre”, enfatiza. Reconoce que el mérito de la generosidad corresponde a las personas involucradas a diario en la ayuda humanitaria.

La campaña de 2018 llegó a 17 millones de ciudadanos, pero las cifras del horror siguen vigentes: cada 90 segundos muere un niño por alguna enfermedad relacionada con la falta de agua potable. El líder de Elefantes, Shuarma, está especialmente sensibilizado con esta problemática. Hace unos meses lanzó Agua, canción compuesta junto al escritor Benjamín Prado y cantada a dúo con Manolo García. Su temática incide en los desequilibrios en el reparto de este elemento vital. “Es una maravilla cuando puedes unir tus inquietudes personales con tus inquietudes profesionales”, expresa el músico, que también se une a Lucha de gigantes. “La canción está teniendo una repercusión muy buena, así que ahora, que nos inviten a un festival como este, que trata la temática del agua es una coincidencia preciosa”, resume.

La cuestión benéfica no resta seriedad musical para ningún artista. Shuarma aclara que subirse a un escenario y hacer música “es algo sagrado” y por ellos siempre intentan poner su “corazón y alma en ello”. Y concluye: “Tenemos la sensación de que será una noche muy emocionante no solo por la semilla que impulsa este concierto, sino también porque cuando participan tantos artistas siempre se crea un ambiente muy especial”.

Pocos eventos benéficos movilizan tanto como los musicales. Izal lo achaca a la capacidad de comunicación de este arte: “Pone palabras y melodías a experiencias y sentimientos de muchísima gente que se ven retratadas en esos pensamientos”. La música acerca a las personas y diluye, aunque sea por un rato, sus posibles diferencias. El músico lo ve en cada concierto de su grupo: “Eso es unión. Y el miércoles nos unimos contra el hambre”.

Un bien vital

“El agua es nuestro primer alimento”, anota Amador Gómez, director técnico de Acción contra el Hambre. Conforma el 70% de nuestro cuerpo y es indispensable para cultivar alimentos. Su falta provoca el desplazamiento de poblaciones y numerosos conflictos sociales y económicos. Cuando el agua escasea, son sobre todo las mujeres y las niñas las que viajan en su búsqueda, privándolas de la educación y exponiéndolas a agresiones físicas y sexuales. Provoca además falta de higiene y con ello enfermedades y la repudia del entorno. “Para nosotros el agua es bastante barata, pero en ciertos contextos en un bien en el que hay que invertir tanto que supone que no puedas comprar de comer o vestimenta”, añade Gómez.

La ONG desarrolla proyectos por todo el mundo en los que intenta dar soluciones locales a la escasez. En Mauritania han implementado sistemas de regadío por goteo que usan vasijas de barro. En Filipinas y Oriente Medio promueven comités de gobernanza del agua. Aunque lo que más impresiona a Gómez son las bombas de mecate. Una cuerda con nudos atada a una rueda de bicicleta es suficiente para poder extraer agua de los pozos con menos esfuerzo. “El conocimiento es eso, coger los recursos disponibles en el torno para tratar de transformarlo”, destaca.

España no está libre de este problema. La previsión advierte de que, debido a los cambios en el clima, en 2050 el 25% de la población vivirá en países con escasez de agua crónica. “España es uno de los más expuestos a esta situación. Habrá que anticiparse y empezar a tomar medidas”, advierte el director técnico.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >