Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos detenidos por la agresión a tres vigilantes de seguridad de Rodalies en Barcelona

Renfe pide una reunión con los Mossos para reforzar la seguridad en el tren

Los Mossos d'Esquadra detuvieron este domingo a dos jóvenes, uno de 19 años y otro menor, acusados de agredir a tres vigilantes de Renfe, que han sufrido lesiones de diversa consideración cuando intentaron impedir una pelea en un convoy a la altura de Pineda de Mar (Barcelona) entre varios implicados.

Fuentes de los Mossos d'Esquadra y de Renfe informaron de que el incidente ocurrió poco antes de las siete de la mañana, cuando se originó una pelea entre varios pasajeros de un tren de la R-1, que cubría el trayecto entre Blanes (Girona) y Barcelona. Además, a la altura de Pineda de Mar, un grupo de personas también apedreaó el convoy desde el exterior.

Ante esta situación, el maquinista detuvo el tren y alertó a los servicios de seguridad privada, mientras los pasajeros que no participaban en la trifulca fueron trasladados a otro convoy para seguir su ruta.

Los agentes de seguridad privada intervinieron para intentar separar a los jóvenes que se peleaban dentro del tren. Algunos jóvenes la emprendieron entonces a golpes con con ellos y tres sufrieron  lesiones de diversa consideración que requirieron atención médica. Según las fuentes, a un agente le pusieron cuatro puntos de sutura en la cabeza, donde tenía una herida sangrante, y otros dos puntos en la nariz. Los agentes de seguridad también recibieron el impacto de alguna pedrada, según las fuentes.

Los Mossos d'Esquadra acudieron al lugar e identificaron a varios de los supuestos participantes en la pelea, entre los que detuvieron a dos jóvenes acusados de la agresión a los vigilantes. Se trata de un chico de 19 años, acusado de un delito de lesiones, y un menor, acusado de lesiones y amenazas, ambos de nacionalidad española, a los que también se atribuirán los daños causados en el convoy.

El portavoz de Renfe en Cataluña, Antonio Carmona, indicó que este incidente se engloba en un "problema social" que va más allá de la seguridad ferroviaria, para la que la compañía destina cada año unos 15 millones de euros para complementar en sus trenes la labor de seguridad ciudadana de la policía.

Renfe ha pedido una reunión extraordinaria con los Mossos d'Esquadra a raíz de la agresión para buscar medidas complementarias que permitan reforzar el actual dispositivo conjunto en líneas que recogen a usuarios procedentes del ocio nocturno.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >