Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las protestas sumen a Renfe en su segundo mes con más incidencias

Unos 80 problemas graves, el 61% vinculadas a las manifestaciones, inciden en el servicio ferroviario desde el 14 de octubre

Operarios trabajando en las vías entre Vimbodí y Vinaixa, zonas afectadas por el temporal de octubre.
Operarios trabajando en las vías entre Vimbodí y Vinaixa, zonas afectadas por el temporal de octubre.

Octubre de 2019 pasará a la historia, por el momento, como el segundo mes con más incidencias graves en la historia moderna de la red de Adif y Renfe en Cataluña. A los problemas habituales en la infraestructura se sumaron el fuerte temporal que afectó a Cataluña la última semana de octubre y, sobre todo, las protestas derivadas de la sentencia del procés, que generaron un continuo de afectaciones en el mes que siguió al 14 de octubre, cuando se intensificaron. En las cinco semanas siguientes se produjeron 80 incidencias graves, según datos recabados por EL PAÍS. Unas 50 (el 61%) fueron provocadas por las protestas.

“Ha sido un mes muy complicado a causa de las protestas que han afectado a la infraestructura. Estamos muy preocupados por las acciones vandálicas que han podido afectar a la seguridad de las personas y a la voluntad de los pasajeros de llegar en tiempo a sus destinos”, afirma Antonio Carmona, portavoz de Renfe en Cataluña. A su parecer, si se tiene en cuenta el mes entero, “es el peor mes por lo que respecta a número de incidencias desde la crisis de Bellvitge”.

Carmona se refiere a los problemas que sufrió toda la red ferroviaria catalana a finales de 2007, cuando se trabajaba a contrareloj para que el AVE llegara a Barcelona. Aquellas tareas para construir el túnel de la línea de alta velocidad hasta la estación de Sants provocaron problemas estructurales a la entrada de la ciudad que obligaron a cortar líneas de Rodalies durante semanas, pero también una de Ferrocarrils de la Generalitat (FGC). En total, cada día mientras duró la afectación más de 80.000 pasajeros sufrieron aquel problema, que obligó a activar un servicio alternativo de lanzaderas de autobús.

Renfe no tiene contabilizados ni el número de trenes ni el de posibles pasajeros afectados por los problemas que ha sufrido la red de Rodalies, de media y larga distancia y del AVE durante el último mes. Isidre Gavin, secretario de Infraestructures de la Generalitat, admite que se ha complicado por “la situación política y socialmente muy complicada”, aunque pone el acento en otro tipos de problemas: los habituales de la red, los atropellos que se han registrado en este periodo, o el último capítulo de gota fría —también denominado DANA— de finales de otubre, que continúa afectando a la red: sigue cortado el tramo entre Lleida y L'Espluga de Francolí, al cual se da servicio alternativo con autocar.

Desde la Plataforma por el Transporte Público (PTP), su coordinador técnico, Daniel Pi, atribuye también parte de los problemas a las protestas, y critica que estas, pese a considerarlas legítimas, están provocando “problemas muy graves de seguridad”. Pero también suma a ese contexto el de los déficits de inversión acumulados. De hecho, afirma, “después de muchos años de no hacer nada se están empezando a hacer cosas y eso provoca un primer efecto, que siempre es negativo”. Se refiere, por ejemplo, a los cambios de sistemas de seguridad que están instalando en los túneles que unen las estaciones de Sants con las de Passeig de Gràcia y la de Catalunya, dos arterias principales para el sistema ferroviario de Barcelona. “Permitirán más trenes y con mayor seguridad, pero de momento su sustitución está afectando al servicio”, explica Pi.

La Generalitat, que es titular del servicio de corta y media distancia, ha renunciado a sancionar al operador por los problemas que surjan por el estado de la infraestructura. “No podemos gestionar el servicio porque el Estado todavía no ha suscrito con la Generalitat el contrato de servicio, de forma que el proveedor [RENFE] no debe responder a nuestros requerimientos”, explica Gavín. La Generalitat quiere hacer un replanteamiento a fondo de la transferencia de competencias que se firmó durante el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero.

El temporal obliga a obras de 30 millones de euros

Adif informó ayer que trabaja “intensamente” en la reposición de las infraestructuras e instalaciones ferroviarias dañadas por el temporal de octubre entre Lleida y Barcelona. El Ministerio de Fomento explica que se han detectado más de 70 puntos dañados, de los que casi un 30% presenta “daños de nivel alto o muy alto” y Adif ha estimado provisionalmente en casi 30 millones de euros el importe de las reparaciones. Esta estimación “se irá definiendo conforme avancen los trabajos y se evalúen de forma pormenorizada los daños”, y entre las principales afecciones destacan “el desmoronamiento de la plataforma en varios puntos, daños en taludes y terraplenes y desprendimientos en trincheras”. Además, se está preparando el izado de un tren de mercancías en Vinaixa.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información