Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marlaska niega que el Estado esté desbordado y acusa de los altercados al independentismo violento

El ministro se reúne en Barcelona con el consejero de Interior de la Generalitat, Miquel Buch

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, este sábado en Barcelona. En vídeo, declaraciones de Marlaska.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha realizado este sábado en Barcelona una encendida defensa de la actuación de las fuerzas de seguridad del Estado durante los graves incidentes de la noche del viernes. Después de visitar a los policías heridos y de reunirse con el consejero catalán de Interior, Miquel Buch, el ministro compareció ante la prensa en la sede de la Delegación del Gobierno en Cataluña y aseguró que el trabajo de los Mossos, de la Policía y de la Guardia Civil fue “extraordinario”, sin hacer distinción “del color de sus uniformes”.

El ministro insistió una y otra vez en que el dispositivo policial no se vio desbordado en ningún momento —“el Estado no está desbordado”, dijo—, si bien resaltó que “pocas veces” las fuerzas de seguridad se tuvieron que enfrentar “a una violencia así”. Aunque no quiso desvelar detalles del perfil de los violentos, Grande-Marlaska sí se refirió a ellos como “grupos independentistas radicales, muy violentos y muy organizados”. Y añadió: “Es evidente que está el independentismo violento detrás, aunque con eso no quiero decir que no haya otros grupos”.

El ministro repitió en varias ocasiones que los distintos cuerpos de seguridad ofrecieron una “respuesta proporcionada” al ataque que estaban sufriendo y recordó que, “en un sistema democrático, el monopolio de violencia lo tiene el Estado para restablecer el orden público”. Grande-Marlaska ha criticado que no se haya producido una condena por parte de Torra. "Nadie entiende que hablen minutos y minutos y no condenen", dice. "Deben elegir el camino de las instituciones democráticas, porque no hay otro camino".

Por su parte, el consejero catalán de Interior, Miquel Buch, ha atribuido los disturbios que desde el lunes se viven en Cataluña después de hacerse pública la sentencia del procés a "grupos antisistema muy violentos y organizados". Ayer la policía aguantó siete horas de altercados en el centro de Barcelona, sitiado en los alrededores de la Jefatura Superior de Policía de Cataluña. Los protestantes buscaban el cuerpo a cuerpo, lanzaban piedras, bolas de acero, petardos, incendiaban contenedores y tiraban pirotecnia sin descanso a la línea policial.

La policía comprobó que se valían de "tácticas y técnicas combativas", ha asegurado Buch. Esta tarde se prevén nuevas movilizaciones. "Pido que se haga de forma radicalmente cívica, radicalmente pacífica y radicalmente democrática", ha pedido Buch. Fuentes policiales temen que de nuevo se repitan los disturbios de las noches anteriores.

El consejero de Interior ha hecho un ruego también a "todos los partidos políticos y candidatos": "No es momento de hacer electoralismo". Y ha insistido en que "el pueblo catalán" se caracteriza por sus movilizaciones pacíficas. "La violencia no es la herramienta para defender una idea democrática", ha remachado el consejero, que ha dado todo su apoyo a los Mossos d'Esquadra, ha respaldado el dispositivo policial y se ha comprometido a comparecer en el Parlament una vez concluya.

En la jornada del viernes fueron atendidas por los servicios médicos 182 personas en Cataluña y otras 83 fueron detenidas por los agentes de policía. La mayoría de los heridos se produjeron en Barcelona (152), con una persona ingresada en el hospital en estado muy grave por traumatismo craneoencefálico. Además, 23 mossos y 79 policías nacionales resultaron heridos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información