Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La degradación del anfiteatro romano de Tarragona obliga a cerrarlo

Un informe técnico advierte sobre el riesgo que representa para las personas y para la propia conservación del monumento

Vista del anfiteatro romano de Tarragona.
Vista del anfiteatro romano de Tarragona.

La degradación que presenta el anfiteatro romano de Tarragona ha obligado al Ayuntamiento a cerrar provisionalmente el monumento, atendiendo a que existe un riesgo para la seguridad de las personas y para la propia conservación patrimonial. Así lo certifica un informe externo encargado por el consistorio. El consejero de Patrimonio, Hermán Pinedo, ha explicado que se procede a decretar el cierre de la instalación, uno de los principales reclamos turísticos de la ciudad, por “prudencia”, pero en ningún caso por una “emergencia” que comprometa la integridad del anfiteatro a corto plazo. "Tenemos un análisis preliminar del anfiteatro, y por precaución y seguridad, como medida preventiva, lo cerramos provisionalmente", ha detallado Pinedo.

La prioridad del gobierno municipal (ERC y En Comú Podem) pasa por complementar el informe que ha realizado una empresa externa con las evaluaciones y análisis de los arquitectos municipales, para luego tomar las decisiones que se consideren oportunas. Pinedo refiere que la decisión de cierre se ha tomado en base a lo que desglosan las 200 páginas del informe encargado, y ha señalado directamente al anterior gobierno del PSC como principal culpable de las deficiencias que presenta un monumento que tiene la condición de Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO.

El actual responsable de Patrimonio ha denunciado la "dejadez que ha habido en materia de mantenimiento y preservación del patrimonio de la ciudad en los últimos años", y ha añadido que "ahora decidimos cerrar por precaución, creemos que es consecuencia de la falta de previsión y de actuación del gobierno anterior”, ha apuntado. Desde el PSC, Begoña Floria ha replicado a Pinedo manifestando que “es inadmisible que el actual gobierno ataque el anterior, para justificar la temeridad de mantener abierto el anfiteatro". El año pasado, tras detectarse una grieta, el monumento fue parcialmente vallado por motivos de seguridad y se impidió al público acceder a la arena.

El consistorio trata de evitar alarmismos sobre un hipotético derrumbe del anfiteatro romano, "no hay peligro inminente", ha afirmado Pinedo, que no ha sido tan contundente sobre lo que pueda suceder a medio plazo: "de aquí a dos, cinco o diez años, podría haber problemas”.

El cierre se ha formalizado este viernes, pese a que el equipo de gobierno recibió el informe el pasado día 10, antes de las fiestas de Santa Tecla. En este sentido, el grupo municipal de Ciudadanos ha anunciado que no descarta denunciar ante la fiscalía que se haya permitido la celebración de varios actos en el anfiteatro después de tener conocimiento del informe. Según el portavoz del partido, Rubén Viñuales, el informe es “demoledor” porque menciona medio centenar de deficiencias en el recinto.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información