Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Almeida revisa su promesa de bajar impuestos en 2020 y lo limita al IBI

La delegada de Hacienda, Engracia Hidalgo, argumenta que el incumplimiento de la regla de gasto del equipo anterior impide al actual rebajar las tasas municipales

Isabel Díaz Ayuso, Teodoro García Ejea y José Luis Martínez-Almeida en un desayuno informativo.
Isabel Díaz Ayuso, Teodoro García Ejea y José Luis Martínez-Almeida en un desayuno informativo. EFE

Las tres derechas tenían entre sus promesas electorales y sus respectivos acuerdos de gobernabilidad en el Ayuntamiento de Madrid, una batería de rebajas de impuestos y tasas municipales. El gobierno municipal, encabezado por José Luis Martínez-Almeida, ha rebajado este lunes las expectativas para 2020 y ha anunciado que solo se reducirá el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), aunque no ha aclarado en qué cuantía. La razón, según la delegada de Hacienda, Engracia Hidalgo, es la herencia recibida del equipo de Manuela Carmena.

La concejala de Vox, Arantzazu Purificación Cabello, ha recordado al gobierno municipal que gracias a su acuerdo, bajada de impuestos incluida, hoy Almeida es alcalde. En la comisión del ramo celebrada este lunes, Cabello ha repasado las tasas que se comprometieron a revisar: el IBI, al mínimo legal (0,40%); bonificaciones para empresas por el desarrollo de actividades culturales, tecnológicas, innovadoras o de carácter social; ampliar la bonificación del 50% del IBI por la instalación de sistemas de aprovechamiento energético y para las viviendas de familias numerosas y pertenecientes a inmuebles catalogados; reducir el Impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO); bajar el Impuesto de Actividades Económicas (IAE); eliminar la Tasa de Residuos Urbanos de Actividades (TRUA); y bonificar al 95% la plusvalía municipal y devolver el dinero que habían pagado los ciudadanos en este concepto. 

"Las previsiones que tiene este gobierno es dar estricto cumplimiento a lo que está en nuestro programa electoral en materia fiscal y en los acuerdos de gobernabilidad", ha asegurado Hidalgo, que a renglón seguido ha añadido que el cuándo "dependerá de la necesidad de dar cumplimiento a la Ley de Estabilidad presupuestaria". Según la delegada, las cuentas que han encontrado al llegar al Ayuntamiento obligan a "hipotecar los próximos años". "Nos han dejado una situación presupuestaria francamente complicada", ha añadido.

La responsable de Hacienda y Personal asegura que el presupuesto de 2019 del Gobierno de Manuela Carmena ya preveía un incumplimiento de la regla de gasto de 130 millones de euros. Ese incumplimiento en el primer trimestre se elevó a 406 millones y en el segundo, a 335 millones, según los datos remitidos a la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal española (AIReF), el organismo independiente de control fiscal creado en 2013. En los meses previos a las elecciones, el gasto se incrementó además en 106 millones más.

Según las explicaciones de Hidalgo, a estos factores se une que, en materia de personal, hay más de 3.700 puestos vacantes que no tienen una dotación real en los presupuestos, lo que puede suponer 150 millones de euros más. Además, se aprobaron otros acuerdos en materia de personal que solo en 2019 tienen un impacto de 90 millones que no estaban contemplados en el presupuesto inicial, según Hidalgo.

Jorge García Castaño, exdelegado de Economía y Hacienda en el gobierno de Manuela Carmena, asegura que "han recibido el Ayuntamiento en una situación envidiable", con superávit y la deuda reducida a la mitad. Sobre la regla de gasto, afirma que "las previsiones de los primeros trimestres siempre son más pesimistas que la liquidación, como dice la AIReF en su informe" y lo ilustra con las cuentas el año pasado: "Nosotros incumplíamos por 200 millones en el último trimestre de 2018 y acabamos cumpliendo".

En cuanto a los gastos de personal, el concejal de Más Madrid explica que "las vacantes se dotan en función de la probabilidad de ser cubiertas en el ejercicio para no destinar recursos presupuestarios a gastos que no se van a realizar". "Los procesos selectivos en la administración son lentos por lo que no hay peligro de insuficiencia presupuestaria", continúa. Los acuerdos laborales a los que se refería la delegada, "si se firmaron es que tienen financiación", zanja.

Hidalgo trató de tranquilizar a Vox, de cuyos votos depende que se aprueben los presupuestos de 2020, y le aseguró que los impuestos se bajarán, que no se van "a escudar en la herencia recibida", y que los plazos tendrán que ir viéndolos de acuerdo "con todos los objetivos". Para 2020, como anunció el alcalde, se bajará el IBI y, aunque no son impuestos, se rebajarán algunas multas de tráfico.

A la concejala de Vox las explicaciones de Hidalgo le sonaron a "excusa". "No he escuchado nada sobre reducción del gasto, gasto superfluo, búsqueda de la eficiencia", cuestionó. Y comparó la situación con "épocas pasadas", cuando "se llegó al gobierno de la nación, nos pintaron un aspecto dantesco de la economía, que lo era, y supusieron un aumento increíble de impuestos para los ciudadanos".

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información