Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido por apuñalar a dos sintecho en Barcelona a los que no conocía

El agresor atacó con un cuchillo, con pocos días de diferencia, a dos hombres que dormían en la calle cerca de un albergue de Nou Barris

sintecho apuñalado barcelona
Agentes de los Mossos d'Esquadra en una imagen de archivo.

Los Mossos d'Esquadra detuvieron el lunes a un hombre de 30 años como presunto autor del apuñalamiento en las últimas semanas a dos sintecho que dormían cerca de un albergue del distrito de Nou Barris de Barcelona, unos ataques que se produjeron sin motivo aparente y que podrían tener un trasfondo de carácter racista. La policía trabaja con la hipótesis de que el hombre "se sentía superior" a las personas a las que acuchilló, explica el sargento de los Mossos Eduard Rodríguez, responsable de la unidad que ha investigado el caso.


El agresor, de nacionalidad albanesa, atacó con un cuchillo, con pocos días de diferencia, a dos hombres que dormían en la calle, cerca de unas instalaciones que cuentan con un comedor social y plazas de pernocta, por lo que atrae la presencia de personas sin hogar que se instalan en los alrededores del recinto. El detenido había sido usuario puntual de ese mismo albergue, sin llegar a dormir allí, explican Mossos, que han informado hoy de la detención.

El primer ataque tuvo lugar la noche del 23 de julio, cuando un indigente tunecino de 42 años fue abordado en la calle por un hombre vestido de negro y con la cara tapada que llevaba un cuchillo en la mano. "El atacante estaba nervioso, intenta apuñalar a la víctima en el abdomen, pero el hombre está de pie y se puede resistir", explica el sargento de los Mossos. Inicialmente, la policía pensó que podría tratarse de una pelea. "Pero la víctima nos dijo que le atacó sin mediar palabra", añade el investigador.

Las primeras investigaciones revelaron que "podría tratarse de una persona sin ninguna motivación concreta que apuñalaba a personas por la calle", relata el sargento. Preocupados por lo sucedido, el caso se planteó en la mesa de coordinación del distrito de Nou Barris, en la que participan Mossos, Guardia Urbana y otros servicios municipales del Ayuntamiento de Barcelona, y se aumentó el control policial en la zona.

Unas dos semanas después, la madrugada del 9 de agosto, se produjo un ataque muy parecido al anterior. La víctima es de nuevo un sintecho que duerme cerca del albergue, venezolano, de 39 años, al que acuchillan sin mediar palabra.Los Mossos sospechan que es el mismo atacante, pero que ha evolucionado: "Va directamente al pecho, eso significa que está más tranquilo y que puede dirigirse a zonas más vitales. Además, escoge a una víctima que está estirada en el suelo, lo que provoca que haya más indefensión". La persona atacada se defendió y acabó solo heridas en los brazos y en las piernas. De nuevo, el agresor iba con una gorra, un cuchillo y se tapaba la cara con una camiseta negra.

La respuesta policial fue rápida, acudiendo al lugar de la agresión con las señales luminosas y acústica puestos. Eso, sospechan los Mossos, obligó al atacante a deshacerse rápidamente de su indumentaria para no ser reconocido. "Buscamos en todos los contenedores de la zona y tuvimos suerte. Encontramos el cuchillo, la gorra y la camiseta dentro de uno de ellos", recuerda el sargento, en una entrevista telefónica. También se valía de unos guantes para tapar un tatuaje que podría delatarle.

Tras investigar el entorno de la persona que sospechan que puede ser el autor de los ataques, la policía logra finalmente detenerle. Los Mossos le arrestaron el lunes, 12 de agosto y logran confirmar que el cuchillo pertenece al arrestado. "Él había manifestado que seguiría apuñalando", asegura el sargento de Mossos.Y vista su evolución, no duda de que el siguiente ataque podría haber sido "más letal". El hombre, que tiene antecedentes por violencia doméstica, está previsto que pase mañana jueves a disposición judicial.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >