Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mafia china de la marihuana desembarca en Galicia

Siete detenidos tras localizar en A Coruña una nave industrial con más de 4.000 plantas cultivadas

La operación del Equipo Delincuencia Organizada y Antidrogas de la Policía Judicial de la Guardia Civil de A Coruña (Edoa) que ha permitido el hallazgo en A Coruña de una de las mayores plantaciones de marihuana, ha puesto al descubierto el desembarco de la mafia china para liderar el negocio de este cannábico en Galicia.

Los golpes policiales que se asestaron contra la mafia china de la marihuana a partir de 2017 destaparon el absoluto control de estas organizaciones en España por el número de asiáticos detenidos y el número de plantaciones incautadas. Desde entonces la producción de esta droga en la Península ha crecido de forma imparable con evidentes conexiones de la mafia china con ramificaciones en Reino Unido, uno de los principales centros europeos de venta y consumo.

De hecho, tras localizar en una nave industrial en el polígono de As Somozas más de 4.000 plantas de marihuana, los agentes detuvieron a seis ciudadanos de origen chino y otro de nacionalidad británica como responsables de este centro de producción. A todos ellos se les imputa un presunto delito de cultivo de sustancias estupefacientes y tráfico de drogas.

La localización de esta plantación a gran escala fue posible después de que una patrulla del puesto de la Guardia Civil de Ortigueira fuera alertada de una actividad inusual en el interior de una nave del citado polígono industrial. Por todo ello se desplazaron hasta el lugar, pudiendo hallar la mayor plantación industrial conocida hasta el momento en A Coruña, según confirmaron fuentes del instituto armado.

El interior de la nave había sido transformado por completo para convertirlo en un invernadero industrial, dotado con la mayor tecnología para asegurar un ambiente óptimo para el cultivo de la marihuana y asegurando la continua renovación de aire, humedad, luz o temperatura necesaria.

Las plantas se encontraban separadas según la fase de crecimiento, floración y secado en numerosas habitaciones realizadas con revestimiento de pladur. También se pudieron hallar cientos de sacos de sustrato y numerosas garrafas de fertilizantes.

En unas antiguas oficinas anexas, los agentes del EDOA localizaron el lugar donde los cogollos se separaban de las plantas y eran introducidos en bolsas de aspirado para reducir su tamaño y poder ser transportadas.

Al parecer, según las pesquisas policiales, los detenidos podrían haber estado viviendo en el interior de la nave desde el inicio del cultivo, y lo hacían sin que estas instalaciones cubrieran las necesidades básicas de aseo o cocina.

Aunque la implantación de la mafia china en el negocio de marihuana ya se ha extendido a más de 12 provincias, las plantaciones surgen por todas partes y en los puntos más insospechados para la Policía. La última fue descubierta en una casa deshabitada en Ribadumia (Pontevedra) donde los agentes localizaron medio centenar de plantas.

En la operación fue detenido un matrimonio como presuntos dueños de la plantación. La Guardia Civil comprobó que tanto la plantación como el domicilio contiguo de los detenidos se encontraba enganchado al suministro eléctrico de forma ilegal. El fraude a la compañía eléctrica podría alcanzar los 50.000 euros.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >