Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fira contrata a dos empresas para evitar que la huelga de montadores afecte al Sónar

La institución defiende que no tiene exclusividad con los trabajadores que protestan, y estos la acusan de vulnerar el derecho a huelga

Trabajadores del montaje de espectáculos, en huelga.
Trabajadores del montaje de espectáculos, en huelga.

Fira de Barcelona ha contratado a dos empresas especializadas en el montaje de estructuras aéreas de espectáculos para garantizar la celebración del festival Sónar, pese a la huelga de los trabajadores que debían montarlo. La institución, gobernada por el Ayuntamiento de Barcelona, la Generalitat de Cataluña y la Cámara de Comercio de Barcelona, asegura que puede contratar a otras empresas para sustituir a los trabajadores en huelga, ya que, explica, en el contrato no se estipula la exclusividad con estos empleados. Los trabajadores, asesorados por los abogados del Col·lectiu Ronda, afirman que Fira vulnera su derecho a la huelga. Pese a la protesta, el montaje del festival, que se celebrará entre el 18 y el 20 de julio, se está llevando a cabo sin incidencias.

Los montadores de estructuras aéreas --llamados riggers-- se han concentrado este viernes a las puertas de las oficinas de Fira de Barcelona, en el recinto de Montjuïc. Dentro de las instalaciones se lleva a cabo el montaje del Sónar de Día, en paralelo al montaje que se realiza en las instalaciones de L'Hospitalet de Llobregat, donde tendrá lugar el Sónar de Noche. Los trabajadores que realizan el montaje son locales, pero también se han contratado a empleados de Portugal, y pertenecen a la empresa Evil Angels, que da servicio a las empresas que ha contratado Fira. "Entendemos que están vulnerando nuestro derecho a la huelga, lo están mirando los abogados", ha afirmado uno de los portavoces del Sindicato de Riggers, Isaac Flix. Fuentes de Fira niegan que se esté vulnerando el derecho a la huelga, y explican que no tienen exclusividad con estos trabajadores.

El conflicto entre riggers y Fira de Barcelona se explica por la apertura de un nuevo concurso para renovar la concesión de este servicio. Desde hace cuatro años, Fira tiene contratado este servicio con la unión temporal de empresas UTE Rigging, que cuenta con una plantilla estable de más de cincuenta montadores, aunque en algunos eventos puede llegar al centenar. A finales de junio, la institución sacó a licitación este servicio, para abrir un concurso que culminaría con un nuevo contrato a partir de octubre.

Los trabajadores de UTE Rigging denunciaron que, en el pliego de la licitación, la empresa no informa a las compañías que quieran concursar sobre el número de trabajadores antiguos ni sobre sus condiciones laborales, fijadas en un convenio de empresa. Fuentes de Fira explican que la institución no está obligada a informar ni a instar a la nueva empresa para que subrogue los trabajadores y sus condiciones. Y aseguran que incorporar en el pliego estas condiciones les acarrearía problemas legales con las empresas que concurran en el concurso.

Los trabajadores y los representantes de UTE Rigging han mantenido reuniones de mediación con el departamento de Trabajo de la Generalitat, a las que también han acudido representantes de Fira. Sin embargo, Fira rechaza sentarse a negociar de forma oficial en la mediación, ya que considera que el conflicto es entre los trabajadores y la empresa, aunque sí ha mantenido reuniones informales con las dos partes. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >