Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid inicia la cuenta atrás hacia nuevas elecciones con un pleno sin candidato

Ni Isabel Díaz Ayuso ni Ángel Gabilondo cuentan con los apoyos necesarios, por lo que arranca el plazo de dos meses para lograr un presidente o se convocarán nuevas elecciones

Isabel Diaz Ayuso, Rocío Monasterio e Ignacio Aguado, en la Asamblea de Madrid. En vídeo, declaraciones de Monaterio, Díaz Ayuso y Aguado.

Juan Trinidad, el presidente de la Asamblea de Madrid, ratificó este martes la convocatoria para este miércoles de un pleno de investidura sin candidato, lo que obligará a convocar elecciones el 10 de septiembre si entonces no hay presidente. Ni la primera reunión a tres —entre PP, Cs y Vox— ni una última ronda de consultas con los portavoces parlamentarios lograron desbloquear este martes la formación de Gobierno en la Comunidad. La primera cita entre Isabel Díaz Ayuso (PP), Ignacio Aguado (Cs) y Rocío Monasterio (Vox), no obstante, podría alejar la opción de nuevos comicios. Si no hay acuerdo a partir del 10 de septiembre se convocarán elecciones que se celebrarán 54 días más tarde.

"No vamos a apoyar ese acuerdo que han firmado [PP y Ciudadanos] porque está muerto", manifestó Rocío Monasterio después de trasladar a Juan Trinidad que Vox no dará sus imprescindibles 12 votos a Díaz Ayuso. De esta forma, el pleno de investidura de este miércoles se celebrará sin candidato, como planteó el presidente del Parlamento autónomo, de Ciudadanos, el pasado 2 de julio. Trinidad invoca el artículo 182.3 del Reglamento de la Asamblea para seguir adelante con la convocatoria, pese a que Ángel Gabilondo (PSOE), el ganador de las elecciones, quería someterse a la votación (solo le faltan tres votos afirmativos o cinco abstenciones para lograr el Gobierno).

Desde este miércoles los partidos tienen un plazo de dos meses, hasta el 10 de septiembre, para ponerse de acuerdo y sumar los apoyos necesarios para alcanzar la mayoría absoluta, que se sitúa en 67 diputados. En segunda vuelta, el presidente puede salir elegido con mayoría simple (más síes que noes).

La izquierda (PSOE, Podemos y Más Madrid) cuenta con 64 votos, pero no ha logrado atraer a Cs a la negociación. La derecha (PP, Cs y Vox) alcanzaría los 68 si se pusiera de acuerdo, pero aún negocia el apoyo de la formación de extrema derecha al pacto programático con 155 medidas que anunciaron Díaz Ayuso y Aguado el lunes.

"Lamentablemente, he de comunicarles que no he sido capaz de convencer a la señora Monasterio de que no bloquease la investidura", lamentó el martes el líder de Cs tras abrirse por primera vez a una reunión a tres bandas con sus contrapartes de PP y Vox.

"Que la gente hable es el primer paso para que se llegue a acuerdos", contrapuso Monasterio. "Buscaremos fórmulas para llegar a un posible pacto", añadió la líder madrileña del partido. "Pedimos que haya un mínimo común denominador que podamos tener los tres para llegar a un acuerdo, y el primer paso era sentarse a hablar. Hoy comienza un camino", remató Monasterio que por fin logró la foto con PP y Cs que buscaba desde las elecciones de mayo. Repetir esos encuentros a tres en los próximos días es un objetivo estratégico de Vox, según un interlocutor de la formación.

Cordón sanitario

"Hay que romper el cordón sanitario como sea", dijo esta fuente, vinculando la supervivencia del proyecto a que el resto de partidos homologuen a Vox como una fuerza política más.

El avance fue más simbólico que práctico, como reflejó el que Díaz Ayuso no compareciera ante los medios tras la cita. Soliviantó, además, a los partidos de izquierda, lo que hizo que Errejón afirmase que "dos días después de llamar fascistas a los manifestantes del Orgullo, Cs se reúne con Vox". Y no sirvió para desbrozar el camino al acuerdo despejando las diferencias clave.

Vox quiere que Cs asuma sus exigencias programáticas estampando su firma en un acuerdo que también incluya la rúbrica con el PP. Aguado se escuda en una resolución de la ejecutiva nacional de Albert Rivera para no dar ese paso, ya que Cs estableció un veto a cualquier pacto gubernamental con Vox. Y el PP observa con preocupación cómo pasa el tiempo y se activa la cuenta atrás hacia las elecciones.

Mientras tanto, se van sumando obstáculos para el acuerdo. El PP y Cs se han comprometido a aumentar el número de consejerías de su hipotético Gobierno de nueve a trece (cuatro más). Vox considera esa multiplicación de presupuestos y cargos un "despilfarro" inaceptable. Y plantea unir sus votos a los de Cs para apoyar desde la oposición un Gobierno monocolor del PP, a lo que Aguado se niega en rotundo.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información