El sector citrícola traslada a Puig su rechazo frontal al acuerdo de la UE con Mercosur

Los representantes de los agricultores inciden en las pérdidas para la naranja valenciana y el presidente les asegura que viaja a Bruselas para intentar mejorar las condiciones

Ximo Puig, ayer, en la reunión con los representantes del campo valenciano.
Ximo Puig, ayer, en la reunión con los representantes del campo valenciano.Mònica Torres
Más información
La UE y Mercosur logran un acuerdo comercial tras 20 años de negociaciones
Acuerdo UE-Mercosur: un poderoso mensaje

La mayor perjudicada será para la producción valenciana de zumo de naranja. El acuerdo comercial alcanzado entre la Unión Europea (UE) y Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela, si bien esta ha sido suspendida) supondrá la entrada en Europa tras el desmantelamiento arancelario, en un plazo aún por concretar (se habla de siete o 10 años), de los productos de la primera potencia del mundo mundial de zumo, Brasil. El campo valenciano es líder mundial en la producción de naranja fresca, pero a un 18% o 20% de la producción solo se le encuentra salida a través del zumo, un porcentaje clave para equilibrar las cuentas. 

Este fue uno de los problemas que ayer trasladaron los representantes de las principales asociaciones de agricultures y productores de cítricos al presidente valenciano, Ximo Puig en el Palau de la Generalitat. Expresaron un rechazo frontal al acuerdo con Mercosur y criticó el escaso apoyo del Gobierno español a sus reivindicaciones. Puig se comprometió a trasladar la situación a la comisaria europea de Comercio Internacional, Cecilia Malmström, con la que se reunirá el jueves con el objeto de mejorar el acuerdo.

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, mostró su "disgusto" por el acuerdo, pues cree que las naranjas, el arroz y la apicultura valenciana han sido "sacrificados, como siempre, y utilizados como moneda de cambio". "Creemos que puede ser un auténtico golpe definitivo contra nuestra agricultura, no se han tomado las medidas de salvaguarda necesarias para poner la agricultura en el sitio que toca", subrayó. Pididó un cálculo de volúmenes exportables, un estudio de equilibrio de mercado y sistemas de exportación que marquen la trazabilidad, al tiempo que ha reiterado la importancia de la reciprocidad. "En unos países como Mercosur, que solo con cítricos pueden alimentar a medio mundo, creemos que es un despropósito, lo que vienen es a sustituir la naranja española por la suya. Queremos que vengan a complementar lo que no podemos servir, pero venir a sustituir a los labradores europeos no lo encontramos serio", sostuvo. Espera que Puig pueda "conseguir algo", aunque añadió: "Yo lo veo difícil".

El presidente de la Federación de Cooperativas Agroalimentarias de la Comunitat, Cirilo Arnandis, calificó el acuerdo de "muy preocupante" y criticado que no se ha consultado con el sector. "Esperemos que se pueda modificar, porque sino sería dramático para el sector citrícola", advirtió.

El presidente de Intercitrus, Manuel Arrufat, lamentó que a los agricultores valencianos les cuesta "mucho" ir a países terceros con condiciones fitosanitarias "muy complicadas", mientras que estas naciones "vienen a Europa con unas facilidades muy grandes". Respecto al acuerdo, aseguró que harán "todo lo posible" por cambiarlo: "Mientras haya tiempo de retrasar el acuerdo o cambiarlo, nosotros estaremos en ello, porque este tipo de acuerdos son muy negativos para la citricultura".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La directora general del Comité de Gestión de Cítricos, Inmaculada Sanfeliu, apuntó que el acuerdo afectará sobre todo a la producción de zumo y causará "un grave perjuicio a la citricultura española y, en particular, a la Comunitat Valenciana". Lamentó que el acuerdo propone un "desmantelamiento arancelario total", lo que supondría que "Brasil podría vender zumo fresco y concentrado a precio mas barato en la Unión Europea y nuestro margen sería cada vez más reducido".

El secretario general de la Unió de Llauradors i Ramaders, Carles Peris, incidió en que en la reunión se resaltó la importancia de la reciprocidad y la seguridad de los consumidores, como "propuestas de quilibrio", al tiempo que han incidido en la necesidad de un lobby valenciano. Además, trasladó al presidente la importancia de una mejor interlocución con el gobierno central. "No podemos permitir que no defiendan la agricultura mediterránea, en este caso la valenciana. Estamos viendo un perfil bajo", lamentó Peris.

Acuerdo aún no aprobado

Por su parte, Ximo Puig había señalado por la mañana que se trata de un "preacuerdo, aún no aprobado por el Parlamento Europeo ni por los parlamentos nacionales, que tendrán que dar el visto bueno", por lo que se está aún en condiciones de "ver si se puede llegar a mejorar algunos aspectos". El acuerdo con Mercosur es bien visto por otros agentes económicos, que ven una oportunidad de negocios en nuevos mercados. Hoy se reúne en Valencia con más representantes sindicales y empresariales.

La estancia de Puig en Bruselas también incluirá un encuentro con el nuevo presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli,  y una reunión con el vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Fomento del Empleo, Crecimiento, Inversión y Competitividad, Jyrki Katainen.

El anuncio del acuerdo de Mercosur también desencadenó las críticas hacia el Gobierno central, persidido por el socialista Pedro Sánchez, de la consejera de Agricultura, Mireia Mollà, de Compromís, por no defender los intereses valencianos. Críticas que fueron contestadas por la eurodiputada Inmaculada Rodríguez Piñero.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

F. B.

Redactor de EL PAÍS en la Comunidad Valenciana. Con anterioridad, ha ejercido como jefe de sección de Cultura. Licenciado en Lengua Española y Filología Catalana por la Universitat de València y máster UAM-EL PAÍS, ha desarrollado la mayor parte de su trayectoria periodística en el campo de la cultura.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS