Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PP, Cs y Vox ganan tiempo para pactar en Madrid con un pleno de investidura el 10 de julio sin candidato

El presidente de la Asamblea decide no presentar a Gabilondo, el aspirante con más votos

Isabel Diaz Ayuso durante su reunion con el presidente de la Asamblea de Madrid, Juan Trinidad. En vídeo, declaraciones de Díaz Ayuso.

PP, Ciudadanos y Vox han ganado tiempo este martes para superar sus diferencias y pactar un Gobierno de derechas en la Comunidad de Madrid. Así, Juan Trinidad, que llegó a la presidencia de la Asamblea regional gracias al voto de las tres formaciones, ha cumplido con la obligación reglamentaria de convocar un pleno de investidura antes del 11 de julio fijando la cita para el 10 de ese mes y sin candidato.

Esa opción, introducida en el reglamento la pasada legislatura y empleada por primera vez, es revisable, según fuentes parlamentarias. En consecuencia, si las tres formaciones de derechas alcanzan un pacto antes de esa fecha, su candidato podrá ser votado como presidente. En caso contrario, se abrirá un plazo de dos meses que obligará a convocar elecciones de nuevo si para septiembre no hay nuevo Gobierno.

“Esta semana el acuerdo podría estar cerrado”, había dicho Isabel Díaz Ayuso (PP) antes de conocer la decisión de Trinidad. “Le he pedido más tiempo para seguir negociando”, ha reconocido Ignacio Aguado (Cs), que mantiene abierta la posibilidad de pedir la presidencia una vez que los tres partidos de derechas se pongan de acuerdo para alcanzar el poder.

La primera consecuencia de la decisión del presidente de la Cámara ha sido que Ángel Gabilondo, candidato del PSOE y ganador de las elecciones autonómicas del 26 de mayo, se ha quedado sin la posibilidad de defender su candidatura en un pleno de investidura.

Gabilondo ha transmitido a Trinidad que tiene 64 votos de los 67 necesarios para acabar con 24 años de Gobiernos continuados del PP: los 37 del PSOE, los 20 de Más Madrid y los 7 de Podemos. Al tiempo, le recordó que Díaz Ayuso solo tiene ahora mismo los 30 del PP, ya que Cs no ha comprometido el apoyo de sus 26 representantes, ni Vox el de los 12 suyos.

El artículo 18 del estatuto de autonomía establece que "el Presidente de la Asamblea, previa consulta con los representantes designados por los grupos políticos con representación en la Asamblea, propondrá a ésta uno de sus miembros como candidato a la Presidencia de la Comunidad". Ese mandato no especifica que el aspirante tenga que tener los apoyos necesarios, y hay precedentes de investiduras fijadas pese a que se conocía previamente su fracaso, como la intentada por Pedro Sánchez en el Congreso en 2016. De hecho, hay parlamentarios que argumentan que el artículo 182.3 del reglamento, que es el que permite convocar un pleno sin candidato, solo está previsto para casos en los que no haya ningún aspirante dispuesto a dar el paso de someterse a la investidura, como ocurrió en 2015, cuando Mariano Rajoy declinó el encargo del Rey. 

No obstante, para Trinidad ha pesado más que ningún candidato tuviera asegurada ya la mayoría, y que Gabilondo tuviera que convencer a los diputados de un partido (Cs) que ha explicitado su oposición a apoyarle. Al tiempo, eso ha permitido al presidente de la Cámara —elegido en la lista de Aguado— proteger a su formación de las duras tensiones internas que despertaría Gabilondo pidiendo el voto de sus representantes desde la tribuna. Recientemente, precisamente, Toni Roldán y Javier Nart dimitieron de la Ejecutiva nacional de Cs para protestar por el veto del partido a los pactos con el PSOE. Como consecuencia, el artículo 182.3 se ha aplicado por primera vez y se ha convocado un pleno sin candidato.

“El sentido de este artículo era para no bloquear la Asamblea y dejar durante mucho tiempo en una situación de impass la investidura, sin un marco de tiempo que llevara al gobierno a estar en funciones durante meses”, opinó Gabilondo antes de conocer la decisión. “Pienso que hay un espacio para la actuación del presidente de la Asamblea, a quien reconozco su capacidad, competencia y legitimidad para tomar una decisión en el campo de la discrecionalidad, que le permite decidir”, añadió. “El debate es si puede o no proponer a un candidato”, siguió. “Yo creo que sí”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información