Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El detenido por el asesinato de una mujer en Terrassa confiesa el crimen al ver desenterrar el cadáver

El cuerpo llevaba 10 meses enterrado en el domicilio que ambos compartían

El detenido vuelve esta mañana al domicilio familiar con los Mossos. En vídeo, declaraciones de Luis Avial, director técnico de la empresa que ayudó a encontrar el cuerpo. Foto: CRISTÓBAL CASTRO | Vídeo: EFE

Jaume Badiella, el hombre de 54 años detenido por la desaparición de quien fuese su pareja, Mònica Borràs, ha confesado el crimen después de que los Mossos hallasen el cadáver de una mujer en la vivienda que compartían ambos. El hombre, al ver desenterrar el cuerpo, se derrumbó y explicó que se trataba de su expareja, desaparecida desde agosto del año pasado, según publica hoy La Vanguardia y ha contrastado este diario. Está previsto que la comitiva judicial haga hoy el levantamiento de cadáver.

Mònica Borràs fue vista por última vez el 7 de agosto de 2018. Badiella, que presentó una denuncia ante los Mossos, aseguró que habían tenido una discusión sin importancia, y que la mujer se fue de casa. Los Mossos han investigado durante 10 meses el caso y han corroborado que las explicaciones dadas por el hombre no se correspondían con lo que ocurrió. En la pareja no había antecedentes judiciales de violencia, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). 

Los agentes detuvieron ayer a Badiella y acudieron con él a la casa donde ambos convivían. Con la ayuda de un georradar, estuvieron rastreando la vivienda, de donde los Mossos sospechaban que Borràs no había llegado a salir con vida. A media tarde, finalmente, dieron con el cadáver enterrado de una mujer, al final del jardín, en una especie de cobertizo.

La confesión de Badiella confirma que se trata de la mujer, aunque formalmente es necesario se analice el cadáver para comprobar la identidad. Dos forenses especializados en tratamiento de huesos están recuperando los restos para "proteger la integridad del conjunto de los huesos y practicar la necesaria autopsia", ha explicado el TSJC, a través de un comunicado. El cuerpo ha permanecido 10 meses oculto, enterrado, lo que complica las labores de identificación.

El asesinato de Borràs, a la espera de lo que decida el juzgado contra la violencia machista de Terrassa que dirige las investigaciones, es un nuevo caso de violencia machista sobre la mujer. Con Borràs se sobrepasan las 1.000 víctimas por este tipo de violencia en España desde 2003, el año en el que empezó el recuento oficial de mujeres asesinadas a manos de sus parejas y exparejas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información