Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valls recomienda a Canadell que preserve “el interés público” en la Cámara de Comercio

El aún presidente de la Cámara de Barcelona receta a su sucesor "consenso" y niega haber estado "sometido" a ningún poder político

Miquel Valls (centro) brinda con miembros de su equipo tras su última rueda de prensa como presidente de la Cámara de Comercio.
Miquel Valls (centro) brinda con miembros de su equipo tras su última rueda de prensa como presidente de la Cámara de Comercio.

Miquel Valls dejará la próxima semana de ser el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, cargo que ha ostentado durante los últimos 17 años. En su último acto público en su actual cargo, el empresario ha reclamado a su sucesor que preserve el "interés general" y el "servicio a las empresas y el país" que ha mantenido la institución en los últimos años.

El empresario ha evitado hablar sobre sus sucesores --Joan Canadell y el comité ejecutivo surgido de la candidatura de Cambres: Eines de País--, pero sí ha respondido por primera vez a algunas acusaciones, como su supuesta dependencia a los estamentos del Estado, como defendían algunos videos promocionales de la plataforma independentista. "Nunca he estado sometido a ningún interés. Ni del Estado, ni de la Generalitat ni del Ayuntamiento. Que quede muy claro. Hemos sido independientes de la política", ha sentenciado.

Su afirmación ha sonado contundente después de que iniciara su última rueda de prensa como presidente cameral visiblemente emocionado, en la que ha hecho balance de su largo mandato. En su discurso inicial únicamente se podía interpretar un consejo al equipo de Canadell: "Consenso". Y lo decía en referencia al entendimiento con el resto de organizaciones patronales, Fomento del Trabajo y Pimec, que de momento es incierto.

Pero Valls ha reivindicado especialmente el papel de la Cámara de Comercio de Barcelona para presionar al Gobierno central para que incluyera sus reivindicaciones en los Presupuestos. "Nos hemos peleado con el Gobierno de Madrid y nos hemos peleado de verdad", ha afirmado, recordando el enfrentamiento que tuvo con la entonces ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, a cuenta de la inversión estatal en Cataluña, una reclamación todavía hoy recurrente desde los poderes políticos y económicos de la comunidad.

En otro momento ha reivindicado el papel de la gran empresa en la Cámara de Comercio de Barcelona, otro objetivo de las críticas por parte de la candidatura de Eines de País, sumida también por la consejera de Empresa, Àngels Chacón, que prevé suprimir los asientos de pago en la próxima Ley de Cámaras de Cataluña. Valls ha defendido que la ayuda económica de esa compañía fue muy importante para garantizar la viabilidad de la corporación de derecho pública cuando en 2010 se suprimieron las cuotas obligatorias: "Fueron las que nos ayudaron a salir adelante. Estoy muy agradecido al apoyo que nos dieron entonces".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >