Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide 2 años para el policía acusado de agredir a un fotoperiodista

El ministerio público solicita que se archive la causa contra Jordi Borràs, que también fue denunciado por el agente

El fotoperiodista Jordi Borràs, tras la agresión.
El fotoperiodista Jordi Borràs, tras la agresión.

La Fiscalía pide dos años de cárcel para el agente de la Policía Nacional que supuestamente agredió al fotoperiodista Jordi Borràs en un incidente en julio de 2018, por lo que ambos se cruzaron denuncias de insultos y contusiones. Según ha avanzado El Món, el medio para el que trabaja Jordi Borràs, el ministerio público considera que el agente investigado es autor de un delito de lesiones con el agravio de discriminación por motivos ideológicos, por lo que pide para él una condena de dos años de prisión.

A través de su cuenta oficial de Twitter, en un apunte recogido por Efe, Borràs ha explicado que el fiscal también pide el sobreseimiento de la causa contra él, pues el mismo agente denunció al fotoperiodista por insultarle, aunque aportó también un parte de lesiones por contusiones. Además, el ministerio público solicita que el agente indemnice con 7.500 euros al fotoperiodista por las lesiones sufridas, tanto físicas como psicológicas.

Borràs denunció que un hombre de unos 40 años se le abalanzó el pasado 16 de julio hacia las 20.00 horas en la calle de Capellans de Barcelona y le golpeó en la cara tras gritar "Viva España" y "Viva Franco". Posteriormente, cuando el fotoperiodista pidió ayuda y el hombre se vio rodeado, acabó enseñando una placa policial. Fuentes policiales aseguraron entonces que el encuentro entre ambos fue fortuito.

El presunto agresor resultó ser un agente de la Policía Nacional destinado en la Brigada de Información de la policía en Barcelona, donde ejerce labores burocráticas, a quien la Jefatura abrió un expediente informativo en primera instancia para averiguar lo ocurrido.

Jordi Borràs es conocido por su trabajo sobre los grupos de extrema derecha y ha sido amenazado en diversas ocasiones por organizaciones ultra. El vicepresidente de Democracia Nacional, Pedro Chaparro, fue condenado a un año de prisión por incitar al odio contra Borràs. En una manifestación, Chaparro animó a darle “un capón” si alguien lo veía. “No muy violento, no sea que os vayan a detener, pero una buena hostia y que se vaya”, dijo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >