Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presunto agresor de un fotoperiodista es un inspector de Policía de la Brigada de Información

Un portavoz policial asegura que está dedicado a tareas de análisis, no operativas

El fotoperiodista Jordi Borràs, tras la agresión.
El fotoperiodista Jordi Borràs, tras la agresión.

El hombre acusado de agredir al fotoperiodista Jordi Borràs el pasado lunes en el centro de Barcelona es un inspector de la Brigada Provincial de Información de la Policía Nacional. Borràs tiene la nariz fracturada y diversas contusiones fruto de los golpes. Tras lo sucedido, la policía informó únicamente de que se trataba de un policía dedicado a tareas burocráticas.

Este jueves, después de que La Directa avanzase el destino y el grado del policía, un portavoz lo confirmó, pero insistió en que sus tareas son meramente de "análisis de información", no operativas. Fuentes policiales aseguran que está destinado en el área exterior de información, que rastrean amenazas como la yihadista.

Borràs denunció que cuando caminaba por el barrio gótico, el policía se le acercó al grito de "viva España" y "viva Franco", y le golpeó, tirándole al suelo. Posteriormente, cuando el fotoperiodista pidió ayuda y el hombre se vio rodeado, acabó enseñando una placa policial. Fuentes policiales aseguran que el encuentro entre ambos fue fortuito.

El área de información de Mossos investiga lo sucedido ante la posibilidad de que se trate de un delito de odio. El inspector presentó también una denuncia, ante el Cuerpo Nacional de Policia. Asegura que fue Borràs quien le reconoció, le increpó, y le agredió. Y añade además que otras personas le atacaron también. El juzgado de instrucción número 8 de Barcelona se ha hecho cargo del caso, y está a la espera de los atestados de Mossos. 

Será clave para dirimir lo sucedido los diversos testigos que puedan aportar ambos. Las heridas sufridas por el fotoperidista tienen una calificación penal muy distinta si se trata de un delito de odio o si se entiende que son unas lesiones. Además, el policía también presentó un parte médico, según fuentes policiales.

Jordi Borràs es conocido por su trabajo sobre los grupos de extrema derecha y ha sido amenazado en diversas ocasiones por organizaciones ultra. El vicepresidente de Democracia Nacional, Pedro Chaparro, fue condenado a un año de prisión por incitar al odio contra Borràs. En una manifestación, Chaparro animó a darle “un capón” si alguien lo veía. “No muy violento, no sea que os vayan a detener, pero una buena hostia y que se vaya”, dijo.