Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Sagrada Familia tendrá que pagar 4,5 millones en concepto de licencia de obras

Janet Sanz, teniente de alcalde de Urbanismo, ha revelado la cifra en un mitin de Barcelona en Comú

La Sagrada Familia tendrá que pagar 4,5 millones en concepto de licencia de obras

La Sagrada Familia tendrá que pagar 4,5 millones de euros de licencia de obras. El templo lleva 133 años en construcción y nunca hasta ahora ha pagado nada al Ayuntamiento. La teniente de alcalde de Urbanismo del Ayuntamiento, Janet Sanz, reveló el importe y no dudó hacerlo en medio de un acto electoral en la Avenida de Gaudí y con el templo de fondo. “Tendrá que pagar como todo Dios, y nunca mejor dicho”, afirmó.

“Se han acabado los privilegios de la iglesia católica. La Sagrada Familia pagará licencia como cualquier otra obra, pagará 4,5 millones de euros”, reveló Sanz entre aplausos de un centenar de personas. La edil y número cuatro de la lista que encabeza la alcaldesa Ada Colau recordó que el año pasado el templo y el gobierno municipal llegaron a un acuerdo por el que el templo aportará a la ciudad 36 millones de euros durante tres años para mejorar el entorno del templo y costear el sobrecoste que supone la enorme presión turística sobre el espacio público y el transporte.

Sanz explicó que el coste total de la licencia, calculado en base a los metros cuadrados de la obra, es de 12 millones de euros, aunque el templo recibirá bonificaciones que la rebajarán hasta 4,5. En este caso la excepción que se aplica es del 65%, porque se trata de un equipamiento y al ser una Fundación no tiene ánimo de lucro, detallaron fuentes municipales. Comparado con otras grandes licencias, el Ayuntamiento pone de ejemplo Diagonal Mar (1,8 millones) o Sant Pau en la última reforma (1,9).

El proceso para que la Sagrada Familia pague licencia ha sido largo. Y pasó, en primera instancia por la redacción del planeamiento urbanístico a medida: sin este plan, complejo por la singularidad del edificio, el templo no podía solicitar la licencia de obras. El plan urbanístico se aprobó en febrero pasado en el pleno del Ayuntamiento y el templo solicitó la licencia a finales de marzo.

Pero el plan especial urbanístico también fue polémico y recibió críticas de los partidos de la oposición, el Colegio de Arquitectos y los vecinos, porque prevé que el templo crezca sobre la calle de Mallorca con un voladizo que sería el primer paso para construir una gran escalinata que obligaría derribar edificios en los que viven 3.000 vecinos. Ante la incógnita de si se acabará materializando, tanto el templo como el Ayuntamiento responden que esta decisión deberá tomarse en el futuro “y con consenso”.

En los últimos meses, mientras el gobierno de Colau se ha dedicado a repetir que no tolerará ningún privilegio a la Sagrada Familia —la misma alcaldesa ha afirmado que “pagará lo que le toque”—, la junta constructora ha realizado varias campañas de imagen. La más sonada, el reparto de miles de carteles de tamaño poster a los comercios y edificios de vecinos del entorno, en los que daba por hecho el crecimiento de la fachada de la Gloria en la calle de Mallorca.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >