Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cura de Ourense investigado por acosar por WhatsApp a un niño de 15 años se niega a declarar

El obispado sacó el caso a la luz con un comunicado en el que anunciaba que apartaba al párroco después de que la policía iniciase una investigación por la denuncia del chico

No declaró ante la policía nacional y tampoco ha declarado hoy miércoles ante el juez. El párroco de Seixalbo (Ourense), Manuel V.D., que acaba de cumplir 78 años, se ha acogido a su derecho a guardar silencio como imputado en la investigación que mantiene abierta desde hace tres meses el juzgado de Instrucción número 2 de la ciudad después de que un menor denunciase un supuesto caso de acoso. Según esta denuncia, el religioso envió más de 670 mensajes a través de WhatsApp al niño de 15 años, varios de ellos, presuntamente, de cariz sexual, a razón de unos 30 al día durante unas tres semanas.

El chico pidió ayuda a una profesora y el supuesto acoso del cura de esta parroquia del sur del municipio de Ourense (que además ejercía de capellán en el hospital) llegó a manos de la Unidad de Atención a la Familia y la Mujer de la policía. Con la investigación del supuesto hostigamiento ya en marcha desde febrero, el pasado 8 de marzo el obispo de Ourense, Leonardo Lemos, decidió difundir un comunicado en el que anunciaba, sin concretar su nombre, que un sacerdote de "edad avanzada" había sido apartado de sus labores pastorales de forma cautelar. También informaba de la apertura del "proceso canónico de investigación preliminar" y de que los hechos ya habían sido transmitidos a la Conferencia Episcopal Española y al Vaticano. El obispado lamentaba además públicamente, "con profundo dolor", el "daño" que hubiera podido causar su párroco a la joven víctima y su familia.

La declaración de Manuel V.D. ante el juez se pospuso hasta hoy porque el cura fue ingresado de urgencia en la UCI del Complexo Hospitalario Universitario de Ourense cuando trascendió la noticia. Esta mañana se ha presentado en los juzgados con su abogado y apenas ha permanecido dentro del edificio un cuarto de hora porque se ha acogido a su derecho a no declarar. Según ha informado posteriormente el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, el juez no ha acordado ninguna medida cautelar nueva, la investigación sigue adelante y el sacerdote continúa en libertad.


Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información