Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Govern amplía la vigilancia del maltrato infantil a bebés y etapas prenatales

Salud refuerza el papel de los equipos de atención primaria para detectar precozmente los casos más sutiles

Un bebé en una sala de neonatología del hospital Clínic
Un bebé en una sala de neonatología del hospital Clínic EFE

El Govern ha actualizado el protocolo contra el maltrato infantil y reforzará la detección precoz en bebés y etapas prenatales. La nueva hoja de ruta reforzará el papel de la atención primaria para que se puedan detectar, no solo los casos agudos, sino también aquellas formas de maltrato más sutiles que pueden pasar desapercibidas al sistema. Los centros de salud podrán incorporar en la historia clínica informatizada datos de niños atendidos con riesgo de maltrato. 

La actualización del protocolo surge pocos meses después de que un bebé falleciese por un supuesto maltrato de sus padres y otro tuviese que ser hospitalizado por un suceso similar. Aunque el Govern matiza que la normativa ya estaba en revisión cuando sucedieron estos hechos, el nuevo protocolo refuerza algunos elementos donde se detectaron carencias en estos casos. Por ejemplo, el acceso a la información. Si bien el maltrato al bebé fallecido en el hospital Vall d'Hebron el pasado enero pasó inadvertido en tres centros, el Govern incorporará a la historia clínica de atención primaria los datos que recoge el registro unificado de maltrato infantil (RUMI). Todos los dispositivos médicos, tanto hospitalarios como primarios, podrán acceder a este tipo de información desde la historia clínica.

Asimismo, el protocolo regulará también el abordaje del maltrato prenatal y el de los bebés, que hasta ahora se incluía de forma menos precisa en otros documentos, como el de la atención al embarazo. Así, se monitorizará y dejará constancia de embarazos de riesgos, como aquellos donde la gestante se alimenta de forma deficiente, si consume drogas o si está en una situación de vulnerabilidad o maltrato. También se vigilará, una vez nacido el bebé, "la fatiga de los progenitores" para evitar, por ejemplo, el zarandeo de los bebés, que pueden suponer un riesgo para su salud.

El Departamento de Salud también formará y sensibilizará a los profesionales de atención primaria para que puedan detectar los casos menos agudos y actuar cuanto antes.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información