Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Madrid reconoce que autorizó la proyección de Podemos sin conocer su contenido

El Consistorio defiende que "forman parte del derecho de libertad de expresión”

La fachada de la Casa de la Panadería de la plaza Mayor con la proyección de los papeles de Bárcenas. En vídeo, reacciones políticas.

El Ayuntamiento de Madrid insistió este lunes en desvincularse de la proyección el pasado sábado en la plaza Mayor de los papeles de Bárcenas en tamaño gigante. La primera teniente de alcalde, Marta Higueras, explicó ante la prensa que el gobierno local autorizó la acción de Podemos pero desconocía el contenido de la misma porque así le obliga la Ordenanza de Publicidad Exterior de la capital.

En las solicitudes y autorizaciones para realizar actos en la calle, solo se detallan cuestiones técnicas, insisten fuentes municipales. En la petición de Podemos realizada el día 28 de marzo, a la que ha tenido acceso este diario, el partido exponía que iba a realizar “una performance con proyector y equipo portátil” el 6 de abril y solicitó el uso en espacios como la Puerta del Sol, la plaza Mayor o el Ayuntamiento. EL PAÍS solicitó también, pero no obtuvo, una copia de la autorización municipal.

¿Podrían emitirse vídeos porno o contra colectivos como los migrantes o LGTBI? “Los contenidos forman parte del derecho a la libertad de expresión”, responden fuentes municipales. Si infrigen una ley y suponen, por ejemplo, un delito de odio, quien debe actuar es Fiscalía, dicen.

Las autorizaciones para acciones publicitarias las otorgan los departamentos de coordinación de las juntas de distrito. El concejal de Centro, Jorge García Castaño, no firmó el permiso para la proyección, que había aprobado un funcionario porque "no se vio problema para darle trámite, por estar todo en orden". Fuentes de la Junta aseguraron que él se enteró de la acción el sábado por la noche.

Higueras insistió este lunes en la normativa municipal sobre publicidad en la calle, que establece que el contenido de los anuncios no es competencia suya. La normativa solo prohíbe los mensajes “que atenten contra la dignidad de las personas y los valores constitucionales o que promuevan el consumo de determinadas sustancias”.

La misma ordenanza veta, sin embargo, la publicidad sobre edificios, especialmente en ámbitos protegidos como el centro de Madrid. El presidente autonómico, el popular Ángel Garrido, anunció este lunes que abriría diligencias sobre la proyección, basándose en el carácter de Bien de Interés Cultural (BIC) de la plaza Mayor. Para utilizar ese enclave, apuntó, se necesita autorización de la Comisión Local de Patrimonio Histórico, “que no ha sido concedida ni ha sido solicitada”. Higueras explicó que este episodio ha abierto una reflexión sobre “si estos lugares tan emblemáticos son apropiados para este tipo de actos”. “Supongo que los vamos a preservar para que sean solo institucionales”, dijo.

Cualquier responsabilidad del acto ante la Junta Electoral Central, opinó la mano derecha de la alcaldesa Manuela Carmena, corresponde “a las personas que han hecho la proyección”. Pablo Echenique, secretario de Organización de Podemos, rechazó valorar este lunes si hubo incumplimiento de la ley electoral y se escudó en los permisos. La autorización municipal “hace colaborador necesario de la infracción electoral” al Ayuntamiento, que “podría ser sancionado por la junta electoral de zona”, según una fuente conocedora de la ley electoral.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información