Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Compartir ubicación’ con George Orwell y Mercè Rodoreda

El Ayuntamiento de Barcelona pone en el mapa 300 puntos de interés literario

El mapa literario de Barcelona.
El mapa literario de Barcelona.

En 1937 el soldado Eric Blair, más conocido como George Orwell, estuvo tres días haciendo guardia en la azotea del número 115 de La Rambla. Allí leía novelas de Penguin e ideaba el argumento de 1984. Es una de las historias del mapa literario de Barcelona, que presentó ayer el Instituto de Cultura de Barcelona (Icub). Recoge más de 300 puntos: desde lugares de nacimiento de escritores hasta calles donde discurren pasajes de los libros.

En Sant Gervasi está ubicado el retrato de Mercè Rodoreda. Allí nació la autora de La plaça del diamant, obra también geolocalizada en la plaza de Gràcia con el mismo nombre. Más desconocida es la relación del autor de Madame Bovary, Gustave Flaubert, con Barcelona. En 1835, con 14 años, ambientó un cuento en la plaza Reial. Bibliomania es la historia de un librero tan obsesionado en conseguir libros que hasta es capaz de matar.

El mapa, disponible gratuitamente en bibliotecas, es un resumen de su versión digital que hace de inventario de todo el patrimonio literario de la ciudad: desde calles con nombres de autor hasta bares frecuentados por escritores. “Queríamos ver qué hay y qué puede haber”, explicó la coordinadora de la oficina de Barcelona, Ciutat de la Literatura de la Unesco, Marina Espasa. Todos los escritores que aparecen en el mapa han fallecido, excepto Mario Vargas Llosa: “Pensamos que era una lástima que no saliera porque sale Gabriel García Márquez. Que tenga el premio Nobel fue la excusa”. El documento también homenajea al presente, con puntos como el llamado Triángulo del Cómic, en Arc de Triomf.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Setenta design (@setantadesign) el

“Ciutat Vella acumula más escritores porque es la más antigua. También se concentran en la zona alta y la parte derecha de Barcelona está casi vacía”, detalla Espasa, que espera que si se repite el mapa en 100 años se difumine la relación entre el oficio y residir en la zona alta. En internet la guía permite seguir rutas literarias preestablecidas. Con la edición de papel el lector puede dibujar su propio recorrido para conectar su presente, en la era de compartir ubicación por WhatsApp, con la nostalgia de un nutrido legado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >