Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona opta al superordenador más rápido de Europa

Barcelona Supercomputing Center (BSC) ultima su candidatura para hacerse con un supercomputador 200 veces más rápido que el actual, el MareNostrum IV

MareNostrum  el superordenador más potente de España
MareNostrum el superordenador más potente de España

Barcelona Supercomputing Center (BSC) ultima su candidatura a un concurso de la Comisión Europea para hacerse con uno de los superordenadores más rápidos de Europa. Si gana la subvención, el consorcio contaría con un supercomputador 200 veces más rápido que el actual, el MareNostrum IV, el más rápido de España. La Comisión subvencionará como mínimo dos superordenadores de los llamados pre-exaescala con un presupuesto de 250 millones de euros. Los tres candidatos conocidos son España, Italia y Finlandia. La oferta de Barcelona cuenta con el apoyo de Portugal.

Un ordenador pre-exaescala es capaz de ejecutar 200.000 billones de operaciones por segundo. El secretario de Universidades e Investigación de la Generalitat, Francesc Xavier Grau, asegura que su adquisición supondría “un avance y un progreso muy grandes para la ciencia”. Añade que el BSC, que trabaja especialmente el ámbito de la salud, es clave para avanzar en el “diagnóstico personalizado o la codificación genética de los pacientes”. El MareNostrum IV, con el que el consorcio opera actualmente, es la gran calculadora de los casi 600 científicos del BSC y un imán para el talento: el 32% de ellos son extranjeros. Renovar el ordenador con ayuda europea supondría un paso más para potenciar las capacidades del BSC en Europa y atraería a otros investigadores, según fuentes del Ministerio de Ciencia.

Los investigadores de las universidades pueden utilizar el MareNostrum IV remotamente desde la Red Española de Supercomputación, que copó el 18% de horas de procesador de 2018 frente al 7% de los investigadores del BSC y un 75% utilizadas desde la red europea Partnership for Advanced Computing in Europe (PRACE). En noviembre, 25 países de Europa avalaron la creación de EuroHPC Joint Undertaking, que será la propietaria de los nuevos superordenadores. Son ahora los que se pueden presentar a la convocatoria.

A menor escala, España y Portugal tienen previsto materializar este año una Red Ibérica de Computación Avanzada. “Queremos trabajar de manera conjunta; la estrategia individualista y nacionalista no nos gusta”, afirma el ministro portugués de Tecnología y Educación Superior, Manuel Heitor. Es uno de los motivos por los que el Gobierno de Portugal se ha unido a la candidatura del BSC, que a su vez apoya a Portugal en una segunda convocatoria de la Comisión Europea de 30 millones para comprar ordenadores petaescala, de una velocidad inferior.

El director asociado del BSC, Josep Maria Martorell, estima que el coste del nuevo superordenador y el mantenimiento durante cinco años podría ascender a 200 millones. En este caso, Europa aportaría hasta 100 y el resto lo tendrían que financiar los patrones del BSC: el Gobierno (60%), la Generalitat (30%) y la UPC (10%). Si no hubiera más candidatos, cabe la posibilidad de que los 250 millones se repartan entre España, Italia y Finlandia para comprar tres ordenadores.

Uno de los parámetros que tendrá en cuenta el comité de expertos para evaluar las candidaturas es la adecuación de las instalaciones a las especificaciones técnicas del supercomputador. El BSC, que se encuentra en una antigua capilla de 160 metros cuadrados al lado de la UPC, tiene previsto aprovechar estas instalaciones y ampliarlas en los 700 metros cuadrados. La resolución se hará pública el 7 de junio y los nuevos ordenadores se pondrían en marcha a finales de 2020.

Fuentes del ministerio de Ciencia confían en que, si Barcelona no gana esta convocatoria, obtenga otra, en 2023, en la que se comprarán ordenadores aún más rápidos: los exaescala.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >