El fiscal pide que el acusado por el crimen de Susqueda se someta a un polígrafo cerebral

El ministerio fiscal solicita a Google el recorrido que hicieron los móviles de los dos asesinados

Jordi Magentí, presunto asesino del pantano de Susqueda, salió en libertad en diciembre por falta de indicios.
Jordi Magentí, presunto asesino del pantano de Susqueda, salió en libertad en diciembre por falta de indicios.TONI FERRAGUT

El fiscal que lleva el caso del doble asesinato del pantano de Susqueda ha pedido al juez que el investigado Jordi Magentí —en libertad desde diciembre— se someta, con su consentimiento previo, un polígrafo cerebral, conocido popularmente como ‘test de la verdad’. Se trata de una “innovadora” prueba basada en la modificación que se produce en la actividad cerebral al aplicar un estímulo. Permite saber si el investigado “conoce datos que solo el autor de los hechos puede conocer”. En total, el ministerio público ha pedido una docena de nuevas pruebas para acreditar que Magentí es el asesino de los dos jóvenes, Marc y Paula.

Más información
El presunto asesino del pantano de Susqueda sale en libertad por falta de indicios
A ciegas en el lodazal de Susqueda

El polígrafo cerebral es, según el fiscal Víctor Pillado, una prueba pericial de gran aceptación en Estados Unidos, apoyada en estudios médicos científicos que avalan su validez empírica y que ha sido utilizada en varios casos en España, como en el caso del asesinato de Marta del Castillo. No obstante, solo se puede practicar con el beneplácito del investigado, debidamente asistido de su letrado, para no conculcar el derecho a la intimidad y el de no declarar.

Para el fiscal, si Magentí se considera inocente no debería tener ningún inconveniente en someterse a “una prueba médico legal objetiva que le ayudaría a probar esa inocencia”. Si en realidad es el autor del asesinato de Marc Hernández y Paula Mas, su cerebro “reflejará la realidad de lo sucedido al visualizar imágenes que solamente el autor de los hechos pudo ver”, sostiene.

El vecino de Anglès (Girona) de 61 años, fue puesto en libertad por la sección cuarta de la Audiencia al considerar que “los principales indicios de criminalidad se habían visto seriamente debilitados”. Para reforzar la carga de las pruebas, el fiscal ha solicitado al juzgado de Instrucción 2 de Santa Coloma de Farners (Girona) una docena de pruebas testificales, periciales y documentales. Entre ellas, por ejemplo, la petición a Google de determinar la navegación de los móviles de Marc y Paula o si la mujer de Magentí mandó a su país algún paquete, por si contuviera objetos de los chicos que todavía no han aparecido.

El Ministerio Público también solicita que los Mossos localicen a quien tenga un inmueble, habitado o no, cerca del pantano y determinen si estaban allí el 24 de agosto de 2017 y que, “junto a los organismos externos necesarios” —una empresa especializada— se sumerjan de nuevo en el embalse para buscar el arma del crimen, la mochila que llevaría Paula y los objetos personales de los chicos que no han sido hallados. Asimismo, que hagan un informe que concrete los rasgos geológicos de la piedra encontrada en la mochila de Marc para saber si está trabajada, y si procedería de una construcción, como La Rierica, —donde sitúan los crímenes—, y no de otro lugar.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Benet Salellas, abogado del presunto asesino, apunta que, antes de manifestarse sobre si su cliente se sometería o no la prueba en caso que fuera acordada, “debería debatirse si es amoldable a nuestro sistema procesal”. Según él, “no” es amoldable tanto en carácter general como específico por tratarse, entre otras cosas, de una persona que “todavía no ha declarado” y se encuentra “afectada por una patología metal diagnosticada”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS