Magentí, un vecino controvertido

El presunto autor del asesinato de una pareja en Susqueda está en libertad provisional, pero no se deja ver

Magentí, saliendo de prisión el 28 de diciembre.
Magentí, saliendo de prisión el 28 de diciembre.Toni Ferragut

No hay ni rastro de Jordi Magentí, el vecino de Anglès (La Selva) acusado de asesinar a una joven pareja en agosto de 2017 en el pantano de Susqueda. Tras 10 meses en prisión, Magentí fue puesto en libertad provisional el 28 de diciembre. Pero no se deja ver. Algunos vecinos dicen haberle visto, el día 29, en casa de su tío, con el que convivía antes de su detención. Otros vecinos sospechan que está recluido en casa de su madre, pero tampoco lo han visto.

Más información
El presunto asesino del pantano de Susqueda sale en libertad por falta de indicios
Magentí, el hombre del pantano
Jordi Magentí remató en el suelo y por la espalda a su exmujer en 1997

Pese a estar en libertad provisional, para los Mossos d’Esquadra, Magentí, de 61 años, sigue siendo el principal sospechoso del doble asesinato de Marc Hernández y Paula Mas el 24 de agosto de 2017 en el pantano de Susqueda. Entre sus vecinos, no obstante, hay diversidad de opiniones. Unos creen que es muy capaz de haber matado a la pareja y otros que es imposible. Pero todos coinciden en una cosa: “Si lo ha hecho, que pague por ello”.

A los bares de Anglès a los que durante años acudió asiduamente, la Rutlla y JB, no ha vuelto. En esta localidad de 5.500 habitantes situada a unos 15 kilómetros del embalse, Magentí ha sido tema de conversación durante años. Primero porque el 4 de diciembre de 1997, el día que cumplía 37 años, asesinó a disparos a su primera mujer y madre de sus dos hijos, Pepita García Fernández, algo que pocos vecinos le han perdonado y que precipitó que prácticamente nadie siguiera tratando con él. Y, en segundo lugar, por ser, según los Mossos que llevan la investigación, el fiscal y el juez instructor del caso, el principal y único sospechoso del doble asesinato del pantano de Susqueda.

Sus vecinos están divididos entre los que no saben qué creer, los que opinan que les mató o los que creen que es “una cabeza de turco”. Aunque muchos creen verosímil que matara a su primera esposa “por celos”, no entienden que asesinara a unos jóvenes desconocidos. Unos apuntan que los asesinos pudieron ser “extranjeros por un tema de marihuana”, o cualquier otro, pero “no una sola persona”. También sospechan de “un francés que dicen que está desaparecido”, algo desmentido por los investigadores.

Un segundo sospechoso

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Este “francés” de 38 años, amigo de uno de los habitantes de un inmueble cercano llamado Mas Llomà, fue a pasar unos días con él el 20 de agosto al pantano y luego volvió a su residencia habitual. Inicialmente los Mossos sospecharon de él y de otros residentes de esa masía, pero la investigación avanzó, los agentes confirmaron sus coartadas y les descartaron. En noviembre el juzgado emitió una comisión rogatoria a Francia para citarlo en su casa, que se le tome declaración por parte de las autoridades francesas y ratifique lo que ya declaró ante la policía.

Magentí, que tiene retirado el pasaporte y prohibido salir del país, se presentó el pasado día 1 ante el Juzgado de Instrucción nº 4 de Santa Coloma de Farners, de guardia. Deberá hacerlo los días 1 y 15 de cada mes. Mientras tanto, la casa de su madre permanece con las persianas bajadas, aunque la mujer sale cada día a hacer la compra. A mediodía, su otro hijo suele ir a comer con ella. Algunos de sus vecinos desconocen si Magentí permanece oculto o no en la casa, pero no les “hace gracia” que esté en el pueblo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS