Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Diputación presume de gastar 275 millones de euros en Barcelona

La administración reivindica su papel en infraestructuras y equipamientos de la ciudad

Vidrieras del cimborrio del nuevo Auditori Einstein de la Escola Industrial de Barcelona.
Vidrieras del cimborrio del nuevo Auditori Einstein de la Escola Industrial de Barcelona.

Museos, palacios, castillos, teatros, auditorios y coliseos. Pero también túneles y escuelas. La Diputación de Barcelona está presente en la vida de todos los barceloneses, aunque su intervención sea callada y poco anunciada por carteles y pancartas. Por eso, ahora que en el horizonte hay convocadas todo tipo de elecciones (las municipales el 26 de mayo) que ponen fin a la legislatura y cambiarán el panorama de esta administración supramunicipal, es hora de hacer balance, presumir de inversión y de dar visibilidad a lo conseguido a lo largo de este mandato llevado a cabo entre 2016 y 2019.

Es lo que hizo ayer el presidente de la Diputación de Barcelona, Marc Castells, durante la visita a uno de los buques insignia de esta entidad en la ciudad: La Escola Industrial de Barcelona —uno de los recintos de comienzos del siglo XX, junto a la Maternitat y los Hogares Mundet, que siguen a pleno uso en el siglo XXI— donde reivindicó el papel fundamental de esta administración, pero que pocas veces adquiere visibilidad. Y para eso esgrimió las cifras, sinónimo de millones de euros, que se han invertido en los tres últimos años. Total: 275,5 millones de euros; una cantidad incluso superior al presupuesto del Departamento de Cultura de la Generalitat para 2019 que ascenderá, en caso de que las Cuentas catalanas salgan adelante, a 268 millones de euros.

Visita de obras del Auditori Einstein de la Escola Industrial.
Visita de obras del Auditori Einstein de la Escola Industrial.

“La Diputación es el tractor del progreso de la ciudad. Barcelona no se puede entender sin lo que ha hecho la Diputación a lo largo de muchos años de historia y queremos quitarle la capa de invisibilidad de la institución”, explicó Castells después de visitar las obras del Auditori Albert Einstein, con capacidad para casi 600 personas, que se construye en el interior del espectacular cimborrio dodecagonal que proyectó, Joan Rubió i Bellvé, pero no llegó a acabar y que está previsto (tras invertir 7,5 millones) inaugurar el próximo otoño

El Auditori Einstein, inédito desde 1929

Lleva casi un siglo cerrado al público e inconcluso, pero el Auditori Einstein está destinado a ser un edificio único en la ciudad, tal y como destacó el arquitecto jefe, Xavier Fabré, que resaltó la amplitud y luminosidad que permitía la aplicación de las técnicas tradicionales de ladrillo en bóveda y arcos. Una construcción singular que llevará el nombre de uno de los visitantes más ilustres de la Escola Industrial: el científico alemán Albert Einstein que estuvo aquí durante su estancia en Barcelona de 1923.

Según desgranaron Castells y el diputado de la Presidencia, Servicios Generales y Relaciones con la ciudad de Barcelona, Jordi Martí, la Diputación ha destinado 20,1 millones de euros en el consorcio del Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB) el buque insignia cultural de la Diputación; 16,9 millones en el Consorcio de las Drassanes y el Museo Marítim de Barcelona, 7,4 millones para poner a punto el Palau Güell, el único gran edificio de Antoni Gaudí que está en manos de una administración pública o los 51 millones de euros que se han empleado en el Institut del Teatre. Pero más allá de la inversión en centros gestionados y propiedad de la misma Diputación; se han destinado 18,4 millones de euros en el Consorcio de Bibliotecas de Barcelona; los equipamientos más valorados por los ciudadanos de esta ciudad y otros 2,1 millones en el Teatre Lliure de Barcelona, una cantidad parecida a la invertida en la remodelación del Castell de Montjuïc; otro de los lugares y monumentos que más visitantes recibe en esta ciudad, con permiso de la Sagrada Familia y del Born.

Vidriera original de Rubió i Bellvé que construyó para el Auditori hace casi un siglo.
Vidriera original de Rubió i Bellvé que construyó para el Auditori hace casi un siglo.

Pero en las cifras blandidas por Castells sorprenden otras que poco o nada, a priori, tienen que ver con la Diputación. Como los 28 millones destinados a la construcción del túnel de las Glòries y los 17 millones para rehabilitar, mejorar y adecuar infraestructuras educativas, además de otros 23 millones para el nuevo Campus Diagonal Besòs que permitirá trasladar algunos de los muchos estudios que se realizaban en el interior de la Escola Industrial. Pero hay más, tal y como recordaron Martí y Castells, ya que la Diputación también ha prestado apoyo a un millar de entidades barcelonesas. “Son el motor para la ciudad y la Diputación es su gasolina”, dijeron. En total, explicaron, se ha cedido durante estos tres años 68 pisos, 11 locales y cinco oficinas a entidades sin ánimo de lucro de Barcelona.

Excepcional también es que la Diputación haya aprobado, tarde, en diciembre, sus presupuestos para 2019: un total de 955 millones (un 0,8% más que el año anterior), de los cuales 145 son para Cultura, Educación y Deporte. Un presupuesto en el que se seguirá atendiendo las necesidades de los 311 municipios de la provincia.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >