Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arco habla catalán

Las galerías de Cataluña que participan en la feria española de arte contemporáneo vuelven a ser 16

'Le chien de la generale', de la serie 'Soldats Soldés', de Antoni Miralda (1968 - 1969)
'Le chien de la generale', de la serie 'Soldats Soldés', de Antoni Miralda (1968 - 1969)

Por primera vez en su 38 años de vida ARCOmadrid, la feria de arte contemporáneo más importante de España, tiene una directora catalana: Maribel López (Barcelona, 1972), que para favorecer la transición este año comparte la dirección con Carlos Urroz, antes de tomar definitivamente las riendas al final de la edición. López, directora comercial y de programas comisariados de ARCO desde 2011, se ha estrenado en su cargo en Barcelona presentando -por primera vez en catalán- las galerías de Cataluña que participarán en la feria madrileña, entre este miércoles 27 de febrero y el 3 de marzo.

A pesar de que este año ARCO se caracteriza por incorporar un gran numero de nuevos expositores (45 de los 203 presentes), por lo que se refiere a la participación catalana prácticamente no hay novedades. La única nueva incorporación es Bombon Projects, que tras estrenarse en Arco Lisboa 2018, participa en Opening, la sección que reúne galerías con menos de siete años de vida, con una propuesta de Anna Dot y Aldo Urbano. El proyecto plasma las contradicciones del mundo del arte a partir de la parodia de un viaje de dos galeristas que deciden acudir a ARCO en un barco impulsado por dos ventiladores que Dot ha programado, sincronizándolos con el aire que sale de su boca al recitar un texto. El aire mueve también los dibujos de Urbano que relatan las peripecias de los galeristas y plantean cuestiones cómo la aparente inutilidad de la práctica artística, la necesidad de participar en los grandes eventos internacionales y la tendencia a complicarnos la vida.

Los 'Presos políticos' de Santiago Sierra, vuelven a Madrid

Como si de un espejo de la realidad se tratara, la obra Presos políticos en la España contemporánea de Santiago Sierra regresará a Madrid un año después de haber sido objeto de una de las mayores polémicas de la historia de ARCO. Las 24 fotografías con los rostros pixelados de personas que según el autor han sido encarceladas por sus ideas, fue mandada descolgar del stand de Helga de Alvear y fue adquirida por el empresario catalán Tatxo Benet. Pese a que todo pasó antes de la inauguración el episodio tuvo una extraordinaria repercusión mediática.

A lo largo de este año la obra ha sido exhibida en medio centenar de ciudades rebasando todos los récord de visitantes, mientras tanto Benet ha ido reuniendo Censored. Arte y libertad de expresión, una colección de obras controvertidas, censuradas por motivos diversos.

Contando Marlborough y NoguerasBlanchard que también tienen sede en Madrid, las galerías catalanas vuelven a ser 16: ADN, Ana Mas, Àngels, Espai Tactel, etHALL, Joan Prats, Marc Domenech, Mayoral, Miguel Marcos, Polígrafa, Senda y ProjecteSD. RocioSantaCruz, que en un primer momento fue excluida debido a la cantidad cada año mayor de galerías en lista de espera, ha sido aceptada in extremis. Por cuarto año consecutivo SantaCruz participará por partida doble, con su galería y como directora de Arts Libris, la feria internacional de libro de artista y edición contemporánea, nacida en Barcelona en 2009, que en esta ocasión reunirá 34 expositores, diez de los cuales son barceloneses. Casi resultan más llamativas las ausencias de Estrany-de la Mota, que acaba de anunciar su cierre al final de esta temporada y de Carles Taché por motivos personales.

De las 38 galerías que componen el programa Proyectos de Artista, diseminado por toda la feria, tres son catalanas: Ana Mas con una instalación escultórica de Lucia C. Pino, el Espai Tactel con Antonio Fernández Alvira y Senda que ha recuperado obras de la primera época de Antoni Miralda, de la serie Soldats Soldés. Se trata de un conjunto de fotografías que sale a la luz por primera vez tras más de 40 años oculto en el estudio del artista. Estas fotografías todas copias vintage, fueron tomadas por Miralda en París y reveladas en blanco y negro entre 1965 y 1973. Acumulados sobre collages e insertado en elementos ajenos como mobiliario, esculturas o monumentos públicos, los soldaditos de juguetes que se han convertido en uno de los sellos del lenguaje de Miralda, constituyen una de sus primeras aproximaciones a las ideas de serialidad, acumulación y archivo, características de toda su trayectoria. Con esta muestra monográfica, Senda y Miralda no sólo celebran el Premio Velázquez de Artes Plásticas, que fue otorgado al artista en 2018, sino que confirman la actualidad de un alegato anti belicista, parodia de las mitologías de la violencia y los arquetipos del patriotismo, que vuelven a gozar de un siniestro auge.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >