Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Seprona intercepta una furgoneta con 87 pieles ilegales de zorro

Los pelajes, incautados en Pontedeume, están sin curtir y conservan restos de sangre y carne de los animales cazados

Pieles incautadas en Pontedeume.
Pieles incautadas en Pontedeume.

Sin documentación pero con sangre y restos de carne aún adheridos a la cara interna del cuero. La Guardia Civil custodia desde hoy 87 pieles de zorro sin curtir que viajaban a bordo de una furgoneta en Pontedeume (A Coruña). El macabro hallazgo se produjo por casualidad, durante un control rutinario de la patrulla de atestados en la carretera FE-14. Los guardias civiles pararon el vehículo de transporte y pidieron al conductor que mostrase la mercancía. Las pieles, según ha informado el instituto armado, se hallaban "en diferentes estados de humedad y conservación, aún con restos de sangre y partes orgánicas de los animales".

El destacamento de atestados de Ferrol y la patrulla del Seprona de Pontedeume inmovilizaron la partida al comprobar que era una "gran cantidad sin documento alguno que amparase el transporte" y decidieron trasladar la furgoneta con toda su carga al cuartel en Ferrol. Allí identificaron al conductor, que "no pudo acreditar la procedencia de las pieles ni el destino exacto", por lo que ha sido denunciado.

Al conocerse la noticia, el grupo animalista Libera! y la Fundación Franz Weber (FFW) han pedido que las pesquisas se orienten a descubrir "el posible origen de los cadáveres animales". Los dos colectivos, que llevan desde enero denunciando la celebración de campeonatos de caza del zorro en Galicia, apuntan que estos 87 pelajes "podrían proceder" de las batidas y competiciones cinegéticas autorizadas por la Xunta. Unas "prácticas absolutamente descontroladas al existir una reconocida carencia de medios técnicos y humanos para fiscalizar tanto la actividad como el destino final de los animales abatidos", defienden los animalistas en una nota.

La furgoneta, recuerdan FFW y Libera, "no cumplía con la normativa para el transporte de productos calificados como Sandach (Subproducto Animal No Destinado Al Consumo Humano). "El hallazgo parece haberse producido por casualidad, en el marco de un servicio de revisión de mercancía en vehículos profesionales", destacan los colectivos. Por lo que sería necesario "un verdadero refuerzo de los efectivos para prevenir más casos de estas características", defienden en su comunicado. "No es una situación aislada, a la vista del enorme número de animales que se cazan en Galicia y cuyas pieles pueden estar siendo transportadas y vendidas a terceras empresas o intermediarios de forma irregular". Desde hace varios años y con motivo de las batidas y campeonatos de caza con perros que se organizan de forma reiterada, los animalistas reclaman que se exija a la Federación Galega información sobre el destino de las pieles y los despojos de los zorros abatidos, unos 12.000 al año en Galicia (215.000 en España, según el Gobierno).

El "transporte ilegal" de productos de origen animal "puede suponer multas de tan solo 3.000 euros", denuncian los animalistas. Una cuantía muy pequeña, consideran, para quien obtiene "lucro" de "actividades irregulares que implican un enorme sufrimiento animal".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >