Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BBVA pide perdón a los clientes chinos y acelera el desbloqueo de más de 35.000 cuentas

El banco se disculpa y acelera el desbloqueo a decenas de miles de afectados por sus controles antiblanqueo tras la presión de la comunidad en Madrid con el respaldo de las autoridades en Pekín

En vídeo, protesta de la comunidad china en Madrid ante la sede de la Fundación BBVA contra el bloqueo de sus cuentas. Vídeo: Atlas

Los organizadores de la manifestación que inmigrantes chinos celebraron este viernes en el centro de Madrid se habían preparado con los nervios de un principiante y se graduaron con nota. Para una comunidad poco acostumbrada a movilizarse era importante que no hubiera incidentes ni excesos en la protesta contra el BBVA por los graves perjuicios causados a más de 35.000 clientes chinos afectados por los controles antiblanqueo de dinero que el banco debe aplicar por ley. Consiguieron ese propósito y aún más. Al término de la protesta en el paseo de Recoletos, el banco se reunió con sus representantes para pedirles disculpas y comunicarles que en una semana esperan que todos los clientes vuelvan a tener acceso a sus depósitos.

La elevada cifra de afectados la ofrecieron los altos cargos del banco durante la reunión que mantuvieron con una delegación de siete representantes y el cónsul chino Zhu Jiang, según supo EL PAÍS de tres participantes en dicho encuentro. La cifra sorprendió a los propios representantes chinos, que han recibido miles de quejas en los últimos días pero no tenían idea de la magnitud del problema. El banco no respondió a una solicitud de este periódico para contrastar esa información.

El bloqueo masivo se produjo entre el 1 y el 4 de febrero, según las mismas fuentes. Era la víspera del Año Nuevo chino, la semana más especial para la comunidad, que en España asciende a 195.345 nacidos en ese país. El banco reconoció haber “metido la pata”, dicen estas fuentes.

La movilización de un millar de inmigrantes, según la policía, fue un hito para una comunidad que ha ido creciendo progresivamente desde los años noventa. En Madrid ya viven 34.517 inmigrantes chinos. “Raras veces vemos a la comunidad china en la calle porque es una comunidad tranquila pero la índole del problema es tal que esta vez ha sido diferente”, decía Dawei Ding, el fundador de China FM, una radio en chino con sede en Madrid.

Llevaban días midiendo todos los detalles: alistaron a 50 voluntarios con chalecos rojos, repartieron banderas chinas y españolas e imprimieron grandes pancartas y carteles con mensajes directos que apelaban a la solidaridad de los españoles: “Sobrevivir no es un delito. Stop racismo”, “Necesito pagar casa, comida, colegio, quiero mi dinero” y “¡Yo llevo meses sin poder sacar mi dinero!”.

Se concentraron al mediodía a las puertas de la Fundación BBVA, un edificio que escogieron por ser una oficina céntrica del banco en la capital, ya que su sede principal se encuentra lejos del centro, en el barrio de Las Tablas. Así se aseguraron la presencia de periodistas españoles además de los medios chinos, que también cubrieron el evento, como la agencia Xinhua o el Diario del Pueblo. Mientras, en China el ministro de Exteriores llamó a consultas al Embajador español, según la prensa china.

Entre los manifestantes en Madrid se encontraban muchos afectados: asalariados, comerciantes y estudiantes. Algunos se pasaron el micrófono para contar sus casos. Huang Dufang, de 33 años, trabajadora en una cafetería, contó entre lágrimas que ha pasado el Año Nuevo más triste, sin acceso a sus 1.000 euros de ahorros y subsistiendo con préstamos de familia y amigos: “Quería hacer una comida especial con marisco pero me bloquearon la cuenta”.

Contra el blanqueo

El conflicto se enmarca en la lucha contra el blanqueo de capitales en una sociedad global. De acuerdo con la ley, los bancos deben ejercer una tarea de policía sobre sus clientes. De no cumplir con sus deberes, se enfrentan a sanciones por parte del Sepblac, la agencia estatal que inspecciona el cumplimiento de la ley. Expertos en lucha antiblanqueo dicen que esta delegación de funciones en los bancos y el riesgo de ser penalizados propicia ciertos abusos en las sucursales, que a veces llegan incluso a negar la apertura de cuentas a ciertas comunidades inmigrantes.

El BBVA dice estar cumpliendo con la ley y niega que la oleada de casos de chinos con cuentas congeladas se deba a una discriminación por origen o raza, como denuncian los afectados. La Sepblac tampoco ha dado directrices especiales, según fuentes del Ministerio de Economía.

Las congelaciones no se limitan al BBVA, pero este banco es el que concentra la mayor parte de las quejas. Según expertos, los bancos han podido extremar el celo después de dos operaciones recientes (los casos Emperador e ICBC) en las que blanqueadores de dinero utilizaron a una red de miembros de la comunidad china en España para fragmentar sus envíos a su país de origen y así intentar sortear los controles.

El BBVA ha reconocido esta semana que sufre un retraso en el desbloqueo de las cuentas. Muchos clientes que han aportado los documentos requeridos siguen sin poder acceder a sus depósitos. Este viernes por la tarde el BBVA publicón un comunicado donde lamentó los perjuicios y aseguró que están acelerando la descongelación. “A lo largo de estos últimos días se están desbloqueando numerosas cuentas a muy buen ritmo con la entrega de la documentación que comentaba anteriormente y la situación en la red de oficinas es de absoluta normalidad”, dijo Álvaro Calleja, portavoz del banco.

Representantes de las asociaciones chinas organizadoras de la protesta son invitados a pasar al edificio de la Fundación BBVA.
Representantes de las asociaciones chinas organizadoras de la protesta son invitados a pasar al edificio de la Fundación BBVA.

Según fuentes del BBVA, el banco ha reforzado el personal en las tres oficinas con más clientes afectados, en zonas con muchos inmigrantes chinos: dos en Usera y otra en Vallecas.

Durante el día se produjeron dos reuniones en la Fundación del BBVA. En una primera toma de contacto durante la protesta, fueron invitados al edificio varios líderes de asociaciones chinas. Más tarde, a las 17.00 h tuvieron un encuentro formal al que se desplazaron directivos desde la Ciudad del BBVA en Las Tablas y también el consejero consular chino.

Al término, los directivos preguntaron a la delegación china si estaban contentos y se sorprendieron al saber que no era así, dice Beini Qian, una participante: “Ya veremos la semana que viene. A ver si es verdad que nos han desbloqueado”, les contestó.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información