Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La manifestación de la derecha contra el Gobierno plantea un dilema a Valls

El candidato de Ciudadanos en Barcelona había pedido establecer “un cordón sanitario” político para aislar a Vox

manifestacion PP
Manuel Valls, en diciembre en Barcelona.

Manuel Valls pedía un cordón sanitario para aislar a Vox, pero Ciudadanos, partido al que representará en las próximas elecciones municipales de Barcelona, parece hacer oídos sordos. La manifestación del próximo domingo en Madrid contra el Gobierno convocada por el  PP, Ciudadanos y Vox ha colocado en una situación incómoda al exprimer ministro francés. El departamento de prensa de Valls informaba en la mañana de este jueves que el candidato "no tiene previsto asistir" a la concentración. Durante la tarde se han ido acumulando críticas desde la derecha contra Ciudadanos por la falta de apoyo a la manifestación de su candidato en Barcelona. El equipo de Valls ha querido matizar la declaración inicial y ha añadido que "todavía no lo tiene decidido".

“Valls no hará comentarios respecto a la convocatoria unitaria”, ha asegurado el departamento de prensa del candidato. La relación de Ciudadanos y Vox es una piedra en el zapato de Valls, sobre todo desde que PP y la formación presidida por Albert Rivera alcanzaran el gobierno de Andalucía con el apoyo del partido de la derecha radical. “Deseo reiterar mi oposición más firme a que los grandes partidos de la UE legitimen a grupos de ideología ultraderechista y de extrema izquierda”, dijo Valls el pasado 11 de enero. El exprimer ministro francés define a Vox como partido de extrema derecha, a diferencia de Rivera y de la portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas, que prefieren considerarlo una fuerza populista.

Roger Montañola, portavoz de Lliures –partido catalanista que se ha sumado a la plataforma electoral de Valls–, ha lamentado a través de Twitter la manifestación de la derecha española: “Montar una manifestación porque alguien busca formas de solucionar un conflicto de forma racional. ¿Os habéis vuelto locos? Qué vergüenza, qué irresponsabilidad, qué pena.”

Valls sí coincide con PP y Ciudadanos en criticar la estrategia en Cataluña del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Valls ha cargado contra Sánchez al aceptar la figura del llamado “relator”, una especie de observador neutral que la Generalitat exigió en las reuniones entre gobiernos y partidos para desencallar la crisis catalana. Valls opina que “la figura del relator es un error de Sánchez, pues implica asumir el marco mental de aquellos que han roto todas las reglas del juego, además de consolidar el escenario de bilateralidad entre Cataluña y España, y una humillación para el Estado”. El candidato del PP a la alcaldía de Barcelona, Josep Bou, ha pedido a Valls que rectifique: "Amigo Manuel Valls, estoy seguro de que rectificarás y encontrarás tiempo para acudir junto a los miles de españoles que estaremos en Madrid pidiéndole a Sánchez que no entregue Cataluña y los catalanes a los separatistas".

El jefe de filas del PSC en Barcelona, Jaume Collboni, alertó esta semana en las redes sociales contra Ciudadanos al no haber descartado rotundamente Arrimadas pactos con Vox en Cataluña durante una entrevista en Catalunya Ràdio: “Hay temas en los que no se puede ser ambiguo, Inés Arrimadas. Ni un pacto con quienes van contra las mujeres, los derechos LGTBI y la igualdad. Ya lo vimos en Andalucía. Barcelona es una ciudad abierta y tolerante”. Valls respondió comparando los posibles alianzas entre Ciudadanos y Vox con los acuerdos del PSC y el gobierno municipal de Ada Colau: “Mi amiga Inés Arrimadas ha plantado cara con Ciudadanos frente al separatismo cuando muchos eran ambiguos. En Barcelona no se puede ser ambiguo con el separatismo ni con el populismo de Colau. Yo he dicho que nunca pactaría con ellos. ¿Y usted?”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información