Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valls se presentará a alcalde de Barcelona para frenar el independentismo

"La ciudad tiene que pensar en ella misma y no en proyectos que tienen que ver con la confrontación", dice el ex primer ministro

El ex primer ministro francés Manuel Valls.

El ex primer ministro francés, Manuel Valls, lo confirmó la tarde de este martes: será candidato a la alcaldía de Barcelona con una plataforma de la que formará parte Ciudadanos, pero que quiere abierta. Valls se presentó para relanzar la ciudad y frenar los efectos del independentismo en un discurso pronunciado casi todo en catalán. Reivindicó el origen barcelonés de su familia, su catalanismo, su experiencia en Francia como alcalde, ministro del Interior y primer ministro, y enumeró los retos de la ciudad, tratando de demostrar que había hecho los deberes.

El ex primer ministro afirmó ser “un hombre de izquierdas”. “Vengo del socialismo francés con principios y valores republicanos, pero soy un candidato independiente”, declaró. “Habrá partidos que me apoyarán, como Ciudadanos, y lo agradezco, pero quiero que sean más. Tenemos tiempo. Algunos han dicho que no, pero yo mantendré el diálogo abierto”, concluyó. En la sala,  una única representación del partido naranja, la del diputado autonómico Ignacio Martín Blanco.

Dimitirá de los cargos en Francia

Desde que se conoció la intención del ex primer ministro francés y actual diputado en la Asamblea Nacional de ser alcalde de Barcelona, a Manuel Valls le han llovido críticas y peticiones de que deje todas las responsabilidades políticas en Francia. Ayer, Valls confirmó que dejará su escaño como parlamentario francés “y todas las responsabilidades públicas”.

“Venir aquí no es una postura”, afirmó, y aseguró que “pase lo que pase” en las elecciones municipales, no dejará la capital catalana. “Soy barcelonés, es una opción personal de vida, lo digo con mucha emoción, no es un sacrificio. Barcelona merece mucha generosidad”. Valls había comenzado su discurso asegurando: “Barcelona es una ciudad que engancha, que enamora”.

“Propongo la creación de una plataforma ciudadana transversal desde una base amplia y sólida. Nuestra Barcelona no tendrá más enemigos que la pobreza, el paro, la falta de seguridad”, dijo Valls, que defendió “una Barcelona y Europa como antídoto del populismo”. “Esto es Europa y tenemos la posibilidad de ser los primeros”, aseguró.

Valls, nacido en Barcelona hace 52 años, tiró de trayectoria familiar y recuerdos de su infancia en Barcelona para presumir de catalanidad. Evocó encuentros con artistas, intelectuales y políticos durante su infancia en la casa familiar del barrio de Horta y acabó recordando que un primo de su padre fue el compositor de la música del himno del FC Barcelona. El que en la letra dice “tant se val d’on venim” [da igual de donde seamos].

El ex primer ministro recordó también tiempos más próximos, como “el orgullo de los Juegos Olímpicos”, pero aseguró: “En los últimos tiempos he observado con preocupación algunos cambios”. Y aquí fue cuando demostró que se ha empapado de la situación de la ciudad. Sin citar a la alcaldesa Ada Colau, aseguró que “la ciudad tiene problemas graves y se está deteriorando”. Enumeró rankings económicos que empeoran, la falta de vivienda asequible y la subida del alquiler; criticó la “criminalización” y la gestión del turismo y aseguró que la ciudad sufre graves problemas de “inseguridad y mala gestión del espacio público”.

“No quiero dar lecciones a nadie porque las circunstancias pueden variar”, afirmó, tras hacer valer su experiencia en tres niveles administrativos: alcalde de Evry, ministro del Interior y primer ministro. “Quiero proponer un nuevo renacimiento”, afirmó, y no eludió que la ciudad también tiene en la brecha social un gran reto.

A partir de ahí, disparó por el flanco más político al lamentar que “Barcelona sufre los efectos del procés” independentista. “Ha intentado poner Barcelona en un cruce de incertidumbres. La ciudad tiene que pensar en ella misma y no en proyectos que tienen que ver con la confrontación constante y la utilización de espacios públicos con elementos independentistas que excluyen a buena parte de los barceloneses”. Valls defendió que la ciudad “tiene la capacidad para ser el inicio y rebajar la tensión y ser punto de encuentro y convivencia”.

“Estoy convencido de que somos mayoría”, afirmó, y ofreció ser el “alcalde de todos, de una nueva Barcelona. De nuevo demostró haberse puesto al día y enumeró cifras sobre la composición de la población o su procedencia.

“Quiero ser el próximo alcalde de Barcelona”, afirmó nada más empezar su discurso de una hora en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB). El acto comenzó de forma caótica con invitados y medios de comunicación que se quedaron en la puerta, porque la sala elegida es pequeña. “Sé que hay mucha gente fuera, estamos desbordados por el éxito, lo siento, pero no mucho porque quiere decir que esto interesa”, afirmó ante la imagen de la característica baldosa de Barcelona, el panot y tras un atril con el lema Valls BCN 2019.

Entre el público hubo caras conocidas como el profesor Francesc Granell, el arquitecto Oscar Tusquets o el empresario Luis Conde. No acudieron al acto los cinco concejales que el partido naranja tiene en el Ayuntamiento de Barcelona, donde son la tercera fuerza de siete. Quien no se perdió el acto fue su hermana, Giovanna Valls.

El ex primer ministro francés empleó el catalán en casi todo su discurso. Solo usó el castellano en algún momento y el francés para dirigirse a la numerosa prensa de aquel país y anunciar que dimitirá de sus cargos allí.

Más información