Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tumbadas las pruebas telefónicas que implicaron a cien concesionarios en el trucaje de cuentakilómetros

La Audiencia las anula 10 años después de destaparse el presunto fraude con 42 acusados

El tribunal de la sección sexta de la Audiencia de A Coruña ha dado un vuelco al juicio de la operación Trucarroal decretar este miércoles la nulidad de las intervenciones telefónicas. Ello supone tumbar la principal prueba documental del caso con 42 acusados que llegó a implicar por estafa a más de un centenar de concesionarios de coches de segunda mano a los que se le trucaba el cuentakilómetros.

La sala ha invalidado hasta 170 escuchas telefónicas a petición de las defensas que plantearon al inició del juicio la contaminación de la causa con el argumento de que se derivaron de otro caso cuando fueron acordadas por el juez instructor hace diez años. Una decisión que ha dejado sin argumentos a la acusación particular que representa a los afectados, unos 300 aproximadamente, aunque en este juicio el número se ha reducido al ser solo 12 los acusados, ya que los otros 30 imputados alcanzaron acuerdos con la fiscalía y pagaron una multa.

Así, el caso se ha desinflado todavía más después de que fiscal hubiera anunciado que aplicaría la atenuante de dilaciones indebidas por la larga instrucción. Ante el sorpresivo anuncio del tribunal, el fiscal ha pedido la suspensión del juicio hasta este viernes para reconsiderar su estrategia procesal.

Evaristo Nogueira, el abogado que planteó la nulidad en defensa del principal acusado, el alemán Johann Grimm, confía que esta decisión de la sala suponga el fin del proceso. El letrado y otras defensas seguirán poniendo en cuestión del tribunal otras pruebas que también consideran nulas, como entradas y registros en los concesionarios donde supuestamente se realizaban estas prácticas ilegales.

El presidente del tribunal, Ángel Pantín, ha basado su criterio en diversa jurisprudencia del Tribunal Supremo que declara nulos los pinchazos telefónicos cuando estas se derivan de otro procedimiento abierto. Evaristo Nogueira ha puesto el foco sobre "el efecto piramidal" de esta resolución para todo el proceso, informa Europa Press.

Además del principal acusado, dueño de un taller, que se enfrenta a más de siete años de prisión, también se sientan en el banquillo cuatro de sus empleados, supuestamente por alterar los kilómetros bajo las ordenes del jefe. El resto de los procesados son los responsables de establecimientos que vendían vehículos con los cuentakilómetros trucados.

El viernes se retomará el juicio para determinar cuáles son las consecuencias jurídicas de la anulación de las escuchas autorizadas por el juzgado de instrucción número dos de Santiago y decidir si existen pruebas que no están contaminadas por este motivo. De lo contrario, las defensas entienden que se habría terminado el proceso penal.

La abogada de la acusación, Lucía Fernández Manso, se ha mostrado expectante ante las repercusiones que la nulidad pueda tener para el resto de las pruebas practicadas, y habrá que esperar a conocer el criterio de la Sala este viernes sobre si esta decisión las invalida o no.

Fernández Manso representa a una afectada por la alteración del kilometraje. Según su denuncia por presunta estafa a un concesionario, ella compró un coche con el cuentakilómetros trucado y asegura que pagó 4.000 euros por encima de su precio real.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >