Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La flota del crimen atraca en el puerto de Barcelona

David Peace, John Banville, Yasmina Khadra, Leila Slimani y Claudia Piñeiro, entre las estrellas de la 14ª BCNegra, que tendrá el muelle como eje temático

El comisario de BCNegra, Carlos Zanón (izquierda), con el comisionado de Cultura del Ayuntamiento, Joan Subirats, en el puerto barcelonés.
El comisario de BCNegra, Carlos Zanón (izquierda), con el comisionado de Cultura del Ayuntamiento, Joan Subirats, en el puerto barcelonés.

El puerto siempre es una ciudad dentro de una ciudad, casi un no-lugar con leyes y cuerpo policial propios, espacio de entrada y salida, huídas, compraventa de todo (personas incluidas)… O sea, un escenario de novela negra de campeonato. Bien claro quedó en la ya mítica serie televisiva The Wire, con, entre otras cosas, su brutal retrato del puerto de Baltimore. Con esa iconografía de los contenedores multicolores (que protagonizan también el cartel, obra de Sonia Pulido), Carlos Zanón, el comisario del BCNegra, el festival literario del género negropolicial que organiza el Ayuntamiento, pensó en el de la capital catalana para avanzar el programa de la ya 14ª edición de la Semana. Pero las dificultades de papeleo y permisos ante la autoridad portuaria fueron tales que la cosa acabó teniendo como marco una de las asépticas y en estas fechas casi deshabitadas terminales de pasajeros de cruceros, con la parte de carga y descarga como lejano attrezzo. De The Wire a Vacaciones en el mar, como admitió el propio Zanón.

La dársena y sus mil metáforas será, sin embargo, el cabo umbilical que unirá el medio centenar de actividades de la BCNegra, que, amén de estrenar como escenarios Las golondrinas del puerto y la fundación Navegación Oceánica de Barcelona (el FNOB, en el Moll de Llevant, frente al Hotel Vela), movilizarán a casi un centenar de autores (del Reino Unido a Hungría; de EEUU a Argelia y al Senegal), 44 editoriales, 25 librerías y 24 entidades, en una de las ediciones más largas: del 24 de enero al 3 de febrero. En el puerto negro, habilitado con 170.000 euros y por el que se espera pasen al menos los 8.400 visitantes de la edición pasada, hay buques de todos los tipos.

Seis portaviones. La argentina Claudia Piñeiro (Tuya, Betibú…: lo negrocriminal como bisturí de la sociedad), protagonista doble (recibirá el jueves 31 el premio Pepe Carvalho y, al día siguiente, hablará sobre su obra con la periodista y también autora Berna González Harbour, en Aribau multicines), encabeza una flota de grandes nombres compuesta por los ingleses John Banville (alias Benjamin Black, padre del patólogo Quirke, pero que hablará de El mar, presentando también la película, el 2 de febrero; mismo escenario, 19.45 horas) y David Peace (Cuarteto de Yorkshire; Trilogía de Tokio…; dos horas y media antes), la franco-marroquí Leila Slimani (premio Goncourt con el inquietante infanticidio de Una dulce canción; sábado, 2; Aribau multicines), el argelino Yasmina Khadra (Morituri, Khalil: criminalidad en el mundo árabe, domingo, 3, en el FNOB) y el patrio Ferran Torrent (la serie del detective Butxana: Valencia como foco de corrupción y “epicentro renovador de la novela negra en catalán”, según Zanón. Por eso tendrá mesa propia el viernes 1 de febrero, en Aribau multicines, con Núria Cadenes --Tota la veritat; Secundaris-- y Jordi Juan --Ángulo muerto; Cenicienta en llamas).

Dos 'almirantes': Otto Penzler y Paco Camarasa

Entre la miríada de actos, que abrazarán también la poesía, el teatro, la fotografía, una jam noir o hasta un combate de lucha libre entre representantes de los sellos de cómic La Cúpula y Norma como metáfora de su duelo histórico en los quioscos (miércoles, 30, antigua Fàbrica Damm), BCNegra rendirá homenaje a dos almirantes de la difusión del género desde sus librerías. Uno es el Otto Penzler propietario de la librería de referencia del género en Nueva York, The Mysterious Bookshop, y fundador de The Mysterious Press (viernes, 1; Aribau multicines). De similar espíritu era la desaparecida Negra y criminal de la Barceloneta, que gestionaba Paco Camarasa, alma mater de la BNCnegra fallecido el año pasado. Habrá, claro, homenaje. Cuádruple: la biblioteca de Montbau acogerá su fondo bibliográfico (viernes, 25); el archivo de su distrito, Ciutat Vella, hará lo propio con su fondo documental de fichas de lectura y correspondencia (martes, 29); un libro, Paraula de llibreter, recogerá las glosas que hizo de todos los premios Carvalho y en una mesa redonda con libreros (Miguel Ángel Díaz, de somnegra.com; Montse Porta, de Jaimes, y Antonio Ramírez, de La Central) se hablará del oficio y se recomendarán títulos (domingo, 3, FNOB). Ese tipo de convocatoria se quedará ya, con libreros rotatorios y para futuras ediciones, como un clásico de la BCNegra. Como el propio Camarasa.

Vuelven los submarinos. El subgénero de las novelas de espionaje no solo ha superado la Guerra Fría sino que vive un gran momento de expansión, como demuestran Charles Cumming (En un país extraño), Mick Herron (Caballos lentos) y András Forgách (casi un true crime: su progenitora fue espía de la dictadura de János Kádár, cuenta en El expediente de mi madre). Los tres intercambiarán información en la mesa del puerto (todas han sido bautizadas con ése concepto) del sábado, 2 (Aribau multicines).

Un galeón pirata. Galicia, Gibraltar y las costas andaluzas son refugios locales de los piratas del narcotráfico. Lo saben bien, entre la no ficción literaria y la novela pura, los periodistas Nacho Carretero (Fariña), Jerónimo Andreu (En el vientre de la roca) y el expolicia de puerto Benito Olmo (La tragedia del girasol, con el inspector Bianquetti). El nombre de la jornada que los unirá (jueves, 31; biblioteca Jaume Fuster) lo dice todo: Puerto Isla Tortuga.

Tres lanchas torpederas. En este su segundo año como comisario, Zanón mantiene su apuesta por hacer inmersiones en un personaje, un libro y un autor. En esta edición vuelven a ser tres certeros torpedos: el primero, Lisbeth Salander, la hacker irrepetible de la saga Millennium creada por Stieg Larsson; por más imitada que esté siendo en el género, es un caso de análisis, como harán (lunes, 28, en la biblioteca Jaume Fuster) quienes han construido sus propias heroínas en el feminismo negro: Pere Cervantes (Golpes), Raquel Gámez (No diguis res) y Maribel Medina (Sangre de barro; ahora, Sangre entre la hierba). El segundo es el título Total Khéops, del desaparecido clásico escritor francés Jean-Claude Izzo, donde Marsella y su puerto son un personaje en sí mismo, como ilustrarán el miércoles, 30 (mismo escenario) el periodista Joan de Sagarra y los escritores Alfons Cervera (Todos lejos) y uno de los padres del neopolar francés, François Thomazeau (Consulting). El torpedo del autor es Chester Himes: el creador de Un ciego con una pistola o Por amor a Imabelle “no tiene los lectores que merecería en España”, dice Zanón. Intentarán remediarlo Cristina Fallarás (Las niñas perdidas), Antonio Padilla (traductor de Himes y autor de Serás imbécil) y el músico de novela negra David Nel·lo (sábado, 2; Aribau multicines).

Golondrinas negras. El puerto de Barcelona (que tendrá jornada específica el domingo, 3 en el FNOB, pero sin demasiada ficción porque el escenario es serio, con el antropólogo Manuel Delgado, la combativa ex presidenta del distrito de Ciutat Vella Itziar González y Xavier Theros, autor de La fada negra) teñirá de negro esos días sus famosas golondrinas, en la ciudad desde hace 130 años. En ellas se enrolarán el sábado 26 y el domingo 27, Carlos Quílez, Màrius Serra, Rosa Montero, Jordi Basté y Andreu Martín, en un paseo marítimo que sustituye este año a las tradicionales rutas literarias a pie. En la flota del crimen caben todos los barcos…

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >