Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las farmacias luchan contra la anorexia y la bulimia

Fundación Cofares y FITA fundación tienen el objetivo de volver a los farmacéuticos agentes de prevención en la Comunidad de Madrid

Una farmacia en la calle Preciados Ampliar foto
Una farmacia en la calle Preciados

Las farmacias son a menudo el primer punto en el que las personas piden información y buscan respuestas sobre su salud. Una campaña de las fundaciones Cofares y FITA tienen como objetivo que 3.000 boticas en la Comunidad de Madrid puedan ofrecer asesoramiento, cuando el farmacéutico detecte un TCA (Trastorno de la Conducta Alimentaria) y puedan ejercer como agente de prevención de enfermedades como la bulimia o anorexia en los usuarios que lo requieran.

Durante los meses de noviembre y mayo, Raquel Linares, psicóloga clínica de Ita Especialistas en Salud Mental, ha sido la persona encargada de ofrecer sesiones de formación sobre TCA en Cofares a más de 500 farmacéuticos. “En los talleres les enseñamos cómo acercarse a las personas que pueden estar sufriendo este tipo de enfermedades, para poder ayudarles”, dice Linares.
La campaña entra en vigor el 14 de enero, pero está previsto que pueda hacerse extensiva a ciudades como Barcelona, Valencia, Sevilla, Málaga y Zaragoza. Montse Graell, psiquiatra responsable del servicio de psiquiatría del Niño Jesús de Madrid, afirma que “los TCA son un problema de todos, a los que deben aportarse soluciones drásticas por parte de todos”.

Linares sostiene que “dotar a los farmacéuticos de las herramientas necesarias para detectar los TCA, nos ayudará a actuar de manera más precoz”. Los principales síntomas para detectar que una persona sufre anorexia o bulimia son: se les nota que tienen una pérdida de peso muy grande en muy poco tiempo, piden muchos consejos dietéticos en la farmacia, compran purgas o laxantes en repetidas ocasiones. “Buscan recursos en las farmacias para bajar de peso más rápido”, dice la psicóloga.

El perfil más común en donde se presentan este tipo de trastornos alimenticios es en mujeres de entre 12 y 25 años. “La presión social por la delgadez a veces puede afectar mucho la autoestima de las niñas en crecimiento, sobre todo en las personas que tienen una personalidad perfeccionista y exigente”, dice Linares.

En las sesiones que ofrecimos a más de 500 asistentes surgieron muchas preguntas por parte de los farmacéuticos. “Lo más importante es que comprendan que los trastornos alimenticios pueden volverse trastornos mentales crónicos si no se les presta la atención necesaria”, afirma Linares. Con la campaña se espera que la actitud de los farmacéuticos cambie al enfrentarse a este tipo de casos y se vuelvan agentes de prevención.

El teléfono y un correo por si necesitan ponerse en contacto con un especialista 900 500 535, fita@fundacion-ita.org

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información