Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El líder de los Miguelianos sale en libertad al agotarse el plazo de la prisión preventiva

La Audiencia de Pontevedra le ha impuesto medidas cautelares hasta que dicte sentencia contra Miguel Rosendo

Miguel Rosendo, conducido por un policía al juicio en la Audiencia de Pontevedra.
Miguel Rosendo, conducido por un policía al juicio en la Audiencia de Pontevedra.

Una semana después de quedar visto para sentencia el juicio contra Miguel Rosendo, el fundador de la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel, conocida como los Miguelianos,el tribunal que le ha juzgado, la sección cuarta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, ha decidido excarcelarle. En un auto emitido este miércoles, la sala ha decretado la libertad provisional del acusado por la fiscalía de 21 delitos, la mayoría de índole sexual, por los que afronta una condena de 66 años de cárcel, al estar a punto de agotarse el plazo máximo de la prisión preventiva.

El tribunal impone a Rosendo medidas cautelares hasta que se dicte sentencia. Le obliga a comparecer ante ese tribunal o el correspondiente a su domicilio los días 1 y 15 de cada mes, “y cuantas veces fuera llamado”, según informó el Tribunal Superior. La Audiencia, además, le ha impuesto la prohibición de abandonar el territorio nacional.

El tribunal basa su decisión en que el juicio ya se ha celebrado y que Miguel Rosendo va a cumplir cuatro años como preso preventivo. Aunque el auto podría ser recurrido, fuentes judiciales dan por seguro que el acusado pueda abandonar la prisión de Teixeiro en las próximas horas.

El sospechoso fue detenido el 11 de diciembre de 2014 y el día 14 de ese año el Juzgado de Instrucción número uno de Tui decretó su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza como presunto autor de varios delitos de abuso sexual y asociación ilícita. El 5 de diciembre de 2016 se acordó la prórroga de la medida cautelar. Después de una larga instrucción, el juicio comenzó el 26 de septiembre y terminó el 27 de noviembre.

Rosendo ha proclamado su inocencia ante el tribunal y ha tachado de mentiras los demoledores testimonios de varias víctimas que le han acusado de abusos, agresiones sexuales y asociación ilícita. La acusación particular ha solicitado para él una condena de hasta 82 años de prisión.

En su alegato final, Miguel Rosendo, de casi 60 años, ha recordado que siempre obedeció los mandatos de la Iglesia y ha defendido el espíritu cristiano de los Miguelianos. De hecho, la implicación del Obispado de Tui-Vigo en la fundación de la orden proyectada por Rosendo ha sido criticada por el fiscal y la abogada de la acusación que le han reprochado la actitud pasiva que tuvo ante las denuncias de las familias de varias congregadas y han pedido que sea responsable civil en esta causa.

Dada la complejidad del caso y las decenas de testigos que han comparecido en las 31 sesiones del juicio, la sentencia contra Rosendo es probable que tarde varios meses en dictarse. El tribunal no solo tendrá que pronunciarse sobre la veracidad de las pruebas para poder condenarle de abusos y agresiones sexuales, sino que, además, dará su veredicto sobre si la orden funcionaba como una secta en la que Rosendo manipulaba psíquicamente a los congregado para imponer su liderazgo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >