Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Macba presenta una alternativa para que el CAP Raval Nord crezca donde está

Salud asegura que ya descartó esta posibilidad y se reafirma en que su opción es la capilla

Arriba, el CAP Raval Nord visto desde la plaza de Terenci Moix. Abajo, imagen virtual del edificio que se propone para su ampliación.
Arriba, el CAP Raval Nord visto desde la plaza de Terenci Moix. Abajo, imagen virtual del edificio que se propone para su ampliación.

Como si fuera un órdago en el que el jugador quiere ganar la partida de una vez por todas. Así es el contraataque que lanzó ayer el Macba presentando un plan alternativo en el que el CAP Raval Nord puede crecer en el mismo edificio donde está, el Dispensari Antituberculós, creado por Josep Lluis Sert entre 1933 y 1937, mediante su ampliación con un nuevo volumen sobre la plaza de Terenci Moix. El nuevo volumen le permitiría casi doblar su espacio actual, pasando de los 2.000 metros cuadrados a los 3.825 y de los 30 dispensarios a los 43. La propuesta, que desde el Macba aseguran que nada tiene que ver con la desechada por CatSalut hace unos meses en la que el CAP crecía bajo tierra, fue aprobada por el Consejo General del Macba (que cuenta con representantes del Ayuntamiento, Generalitat, Ministerio de Cultura y Fundación Macba) reunidos, de forma extraordinaria, a convocatoria de Ainhoa Grandes, presidenta de la Fundación.

Pese a eso, desde Salud, aseguraron horas después que ya habían descartado esta opción hace tiempo y que la única posible para sus planes es la desacralizada Capilla de la Misericordia, tal y como anunció el director de CatSalut, Adrià Comella, hace dos semanas rodeados de pacientes y vecinos; una opción que Gala Pin, concejal de Ciutat Vella, dijo que “acataría” y que llevaría al pleno de enero para rescindir el convenio de cesión y un cambio de usos de la capilla, de cultural a sanitaria.

Este estudio, que recoge todas las necesidades planteadas por los responsables del CAP para encarar su futuro, permite que el Macba siga con sus planes de crecer en la capilla, tal y como contempla el Plan Estratégico aprobado en octubre de 2017 que permite al museo abordar sus próximos cinco años hasta 2022.

Hasta ahora el Macba había tenido un papel pasivo y callado, pero este miércoles ha tomado la iniciativa y ha dado a conocer la propuesta consensuada en la que ha trabajado desde el verano una comisión técnica en la que están presentes representantes de patrimonio del Ayuntamiento, de Cultura de la Generalitat y del Departamento de Salud.

Tras la reunión del Consejo General, que ha contado con la participación de la consejera de Cultura, Laura Borràs, el comisionado de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona, Joan Subirats, y el subsecretario del Ministerio de Cultura, Javier García, fue presentado por la directora General de Patrimonio de la Generalitat, Elsa Ibar, que ha asegurado que “no hay constancia técnica de que esta propuesta sea inviable”, aunque ha reconocido que “la última palabra la tiene CatSalut”. Por eso, tanto el Ayuntamiento como la Generalitat se la harán llegar para que la “analice con cariño”

Situación en el plano del Macba y la capilla de la Misericordia. Arriba, el edificio del Cap Raval Nord con el proyecto de ampliación previsto.
Situación en el plano del Macba y la capilla de la Misericordia. Arriba, el edificio del Cap Raval Nord con el proyecto de ampliación previsto.

Según el proyecto presentado el nuevo acceso se situaría en la plata baja, aprovechando el desnivel con la plaza de Terenci Moix. También se ubicarán la administración y las urgencias; en la primera habrá nueve consultas generales y cuatro de pediatría. En la segunda, nueve consultas generales, una biblioteca y una sala de actos y en la tercera, habrá tres consultas más y la zona de descanso del personal.

El director del Macba, Ferran Barenblit, se congratuló de que esta propuesta supere el debate “entre una y otra opción, y de cabida a las dos necesarias ampliaciones”. También que para su museo “no hay opción B”, ya que solo contemplan “un plan, el plan A... de aprobado”, en referencia al acuerdo firmado entre todas las administraciones que forman parte del consorcio hace poco más de un año. Daniel Granados, en representación del consistorio, aseguró que “el Ayuntamiento ve con buenos ojos la propuesta y remarca su apoyo incondicional al Macba”. Y añadió que, a la espera de lo que decida Salud, sobre la nueva propuesta, “el plan B”, en referencia a la opción que baraja el consistorio de que el Macba se amplíe en parte del aparcamiento que está en la Plaça dels Àngels, tal y como publicó este diario el pasado viernes.

La actitud municipal, con todo, es contradictoria: primero ofrecen a Salud un espacio que ellos mismo cedieron al museo en 2013 por treinta años y que es necesario para llevar a cabo un plan estratégico de un museo con el que ellos están de acuerdo, tal y como firmaron en octubre de 2017. Ahora, tras generar el problema, aseguran que acatarán lo que decida Salud sobre la nueva propuesta, como si no tuvieran más remedio.

Según el gerente del Macba, Josep Maria Carreté, de los 10 millones que costaría la ampliación del Macba en la Capilla ya se cuentan con 2,3 millones comprometidos de la Generalitat, dentro del Plan de Museos, y otros tres del Ministerio, dentro del 1% cultural.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >